LOS MONOS BANDANo los quieren en las cárceles santafesinas, tampoco en las federales. Todos intentan sacárselos de encima. Pero ya están en el penal de Ezeiza, desde ayer. Son los líderes de “Los Monos”, la banda narco que siembra el terror en Rosario y sus alrededores. A las seis de la mañana, Ariel Máximo “Guille” Cantero (27), sindicado jefe de la organización, y Jorge Emanuel “Ema” Chamorro (26), uno de sus laderos, llegaron sorpresivamente a las puertas del complejo de máxima seguridad, en un operativo dispuesto por el Servicio Penitenciario de Santa Fe, sin custodios federales. Estuvieron cinco horas hasta que finalmente lograron entrar, en medio de un fuerte dispositivo.

A pocos días del conflicto político y los cruces con la Nación que siguieron a la captura de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, el gobierno de Santa Fe debió lidiar nuevamente con el traslado de presos célebres. Esta vez no se trató de prófugos. Pasó tras dos semanas de incidentes y distintos rumores que alarmaron a las autoridades provinciales ante un supuesto intento de fuga de “Los Monos” del penal de Piñero.

La versión sobre un plan para liberar a los miembros de la organización delictiva no es nueva. De hecho, la propia Fiscalía Regional ya había investigado esa posibilidad, pero valoró que no había pruebas para sostener tal hipótesis. No obstante, la situación en el penal situado unos 20 kilómetros al sudoeste de Rosario nunca se normalizó.

Los funcionarios santafesinos denunciaron incluso que el sábado por la madrugada hubo dos hombres que dispararon contra las garitas de vigilancia en las afueras de la cárcel. El martes por la noche, luego de ese y otros episodios extraños, la Justicia provincial autorizó el traslado de Cantero y “en función de la exposición y la peligrosidad de los detenidos que se trasladaban, fue un operativo secreto”, admitió el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro.

El camión de custodia salió de Piñero alrededor de las dos de la mañana y llegó cuatro horas después a las puertas de Ezeiza. La orden, firmada por la jueza María Isabel Mas Varela, tomó por sorpresa a todos, incluso al personal del penal donde supuestamente ya tenían cupo para recibirlos. Recién a las 11, “Guille” y “Ema” estaban en sus respectivas celdas (ver Solos, aislados…).

“Para nosotros fue una situación sorpresiva recibirlos. No se había autorizado el ingreso al penal de Ezeiza. Hay un protocolo para hacerlo, para resguardar la seguridad del traslado y del alojamiento, para definir el lugar adecuado. No fue más de una hora la que estuvieron en la puerta del penal”, contó a Clarín el secretario de Justicia nacional, Santiago Otamendi. Y añadió que Pullaro le “pidió disculpas” debido al “desacople”. Al respecto, advirtió: “Lo delicado de la situación en Santa Fe no implica que no haya que respetar los protocolos, sobre todo con presos de tanta peligrosidad”.

Según el abogado defensor de Cantero y Chamorro, Carlos Varela, el gobierno provincial “operó para tratar de sacárselos de encima”. Habló de “una puesta en escena”.

El secretario de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe, Pablo Cococcioni, admitió que no hay pruebas concretas sobre el plan de escape. En cambio, recordó que la medida estaba pendiente desde fines de diciembre, cuando el juez federal Marcelo Bailaque pidió el traslado de ambos como parte del auto de procesamiento que dictó sobre ellos y otras 21 personas en una causa por narcotráfico, que es del fuero federal.

Los miembros de “Los Monos” se encontraban en esa cárcel desde 2013 por otras causas que se tramitan en la Justicia provincial, procesados por los delitos de asociación ilícita, cohecho activo y homicidio agravado. Según se desprende de la investigación federal, siguieron delinquiendo tras las rejas.

La situación cambió tras el procesamiento dictado por Bailaque. El 3 de enero, un llamado anónimo alertó sobre la posible fuga de “Pablo Cantero” (sic) y otros reclusos, aunque los investigadores desestimaron la advertencia y hasta deslizaron que pudo haber sido una maniobra surgida del propio Servicio Penitenciario santafesino.

La semana pasada, las autoridades decidieron reforzar la seguridad. Hablaron de drones sobrevolando la cárcel. Cierto o no, lo concreto es que “Los Monos” ya están en el penal federal de Ezeiza.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments