Sin duda que Sergio Massa dinamitó su éxito político 2013 cuando, liderando el Frente Renovador, decidió en medio de los festejos, admitir al derrotado por entonces alcalde Merlo, Raúl Alfredo Othacehé.

Fue una contradicción mayúscula:

> el concepto de renovación quedaba en apuros,

> Massa regresaba al peronismo, de la peor manera, y al peronismo derrotado;

> Massa castigaba a quien había ganado por mérito propio (el hoy alcalde de Merlo, Gustavo Menéndez, quien se marchó del Frente Renovador).

El electorado le había dado un formidable mandato de cambio, y Massa lo había decodificado mal. Él creía que el mandato era para él, sin analizar para qué.

El cambio se diluyó y hoy día, por diversas razones, Mauricio Macri es el Presidente, al frente de Cambiemos. Y Macri corre el mismo peligro que Massa en 2013: decodificar correctamente en qué consiste el cambio necesario, y conseguir ejecutarlo.

Massa afirma que aprendió de sus yerros y ya se encuentra en una situación muy interesante en términos de opinión pública. El desgaste es el peligro que enfrenta Macri, si no alcanzara el éxito del cambio.

Quienes se aferran al no-cambio son muchos peronistas y todos los kirchneristas. Ellos reivindican la Década nefasta y todas esas berretadas. Guillermo Moreno es un ícono del desastre pero él ha decidido intentar liderar restos del kirchnerismo, mientras Cristina Fernández de Kirchner sigue en El Calafate prometiendo que un día regresará…

Moreno, de pésima imagen pública tanto dentro como fuera del peronismo ya que sólo le aprecian en el kirchnerismo que es un residual dentro del PJ, decidió ganar espacio en los medios desafiando a Massa.

Deberá recordarse que, en el pasado, Moreno retó a duelo a empresarios y propuso combates de boxeo a ejecutivos y accionistas de Papel Prensa: el amigo del papa Francisco es simpatizante de papelones.

El deficiente exsecretario de Comercio K dijo que desea que Sergio Massa compita en las internas del PJ y en esa instancia tiene intención de “ganarle” porque Massa es “el desembarco del proyecto oligárquico”.

Un imbécil el tal Moreno ya que Massa dijo públicamente que su candidato a dirigir el PJ es José Manuel De la Sota.

Según Moreno, “(José Luis) Gioja, (Gildo) Insfrán o (Carlos) Verna” podrían liderar una lista de unidad en el marco de la interna del Partido Justicialista. Si Moreno lograra que Insfrán y Verna aparezcan juntos habría que darle un premio… Verna tiene muchos defectos (mal que le pese a Carlos Bercun, su asesor y amigo) pero no es tonto ni suicida. Insfrán no existe fuera de la feudal Formosa, provincia fallida.

“Cualquier compañero que reúna los requisitos ordenadores de incluir a todos los sectores del peronismo que no quieran ser la rueda de auxilio del oficialismo, que no es otra cosa que el desembarco del proyecto oligárquico en nuestras costas. Eso es Massa”, dijo Moreno.

En cuanto al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, “es un coronel joven, todavía no es necesario que sea teniente general, porque si un coronel joven llaga a teniente general tenés que pasar a retiro al resto de las generaciones”. Es decir que lo desestimó. Lo mandó a tomar Nesquik.

“Hay dos generaciones entre Urtubey y el presidente del partido que espero que podamos elegir, que tienen mucho para darle al país”, subrayó.

Massa

En tanto, Sergio Massa aprendió a vivir en un péndulo (se acerca a Macri y lo avala en determinadas cuestiones; se diferencia y los critica en otras). No le dejará a Elisa Carrió el monopolio del vaiven. Al respecto, él decidió cuestionar la ausencia de una política antiinflacionaria de corto plazo en la Administración Macri.

“El Gobierno debe tomar medidas serias ya porque la inflación está pegando en el bolsillo de la gente de manera violenta”, dijo Massa, y afirmó: “No podés bajar el impuesto a las grandes compañías mineras e ignorar el impuesto a las ganancias”.

Massa agregó: “El tema más importante es que diciembre, enero y febrero vinieron con un alto nivel de inflación y con pérdida de poder adquisitivo en el bolsillo de la gente. Es el tema más importante que debe resolver el Gobierno. No se puede bajar las retenciones a la minería y no bajar el impuesto de Ganancias”.

Y agregó: “El tema más importante es que diciembre, enero y febrero vinieron con un alto nivel de inflación y con pérdida de poder adquisitivo en el bolsillo de la gente. Es el tema más importante que debe resolver el Gobierno. No se puede bajar las retenciones a la minería y no bajar el impuesto de Ganancias. El cambio de Gobierno generó especulación en muchos empresarios. No se puede mirar atónitos sin hacer nada, el Gobierno debe tomar medidas serias ya porque la inflación está pegando en el bolsillo de la gente de manera violenta.”

Y sumó: “En marzo sube la luz, la cuota del colegio, la prepaga, por eso es clave que en los próximos 20 días que la agenda sea la agenda de la gente: eliminación de Ganancias, de IVA alimentos para beneficiarios de planes sociales, jubilaciones y AUH, hoy las Pymes financian a las grandes empresas y los golpea. Esta es la agenda, todo lo demás es secundario”.

 

fuente URGENTE 24

Comments

comments