Frente al Hospital del Bicentenario de Esteban Echeverría unas señoras toman mate en la vereda, resguardadas bajo la sombra, en medio de otra jornada calurosa de febrero, desinteresadas del acto que encabezará Mauricio Macri. En la esquina, para quienes no pasó desapercibida la presencia del Presidente, fue paralos militantes kirchneristas que se convocaron por redes para realizar una protesta contra el mandatario.

Al grito risueño de “Queremos comer asado”, en clara protesta por el precio de la carne, una bandera que decía “Echeverría es K” y pancartas con la frase “No fue magia, fue Cristina”, decenas de militantes agrupados en “Resistiendo con Aguante” se expresaron una vez más contra el jefe de Estado.

Adentro del establecimiento, desconociendo por completo lo que sucedía a pocos metros, Macri recibía todo el calor de los jubilados que se movilizaron hasta el lugar, y anunciaba el relanzamiento de las obras en el nosocomio, acompañado por la obernadora María Eugenia Vidal y el intendente local, Fernando Gray.

 

Luego de recorrer las obras del centro de mediana complejidad, el Presidente arribó con el sonido de la orquesta del PAMI y una nutrida audiencia de jubilados. “Esta es una banda que pesa, otra que los Rolling Stones”, bromeó el mandatario, que el domingo tuvo su cena con la legendaria banda británica, en la Quinta de Olivos.

“Estamos acá para que se termine el hospital, una vieja promesa para la región, para toda el área, no sólo para atender a nuestros abuelos sino a toda la gente de la zona”, afirmó el mandatario, que se comprometió a “poner en marcha” durante 2016 el hospital.

“A trabajar fuerte para que este año veamos el sueño de este hospital funcionando, estamos poniendo en marcha el país”, concluyó Macri y se retiró raudamente.

 

Y mientras se sucedía la desconcentración del acto, vigilados por la atenta mirada de los policías bonaerenses, la “resistencia K” seguía al calor de casi el mediodía. “Vamos a volver, a volver”, coreaban. Y a los gritos recordaban que la obra en ese hospital de agudos fue iniciada en 2011, en pleno gobierno kirchnerista. Incluso el año pasado, la propia Cristina prometía -en noviembre- que la próxima administración iba a inaugurar el lugar.

No obstante, el Presidente ya se había retirado sin inmutarse por la protesta K.

No es la primera vez que la militancia K se moviliza a llevar su descontento contra el mandatario. El sábado, durante la inauguración del primer tramo del servicio eléctrico del tren Roca, se pudieron ver banderas con la leyenda “Macri = Hambre” en uno de los andenes.

Otra muestra de “Resistiendo con Aguante” se llevó a cabo en La Plaza de los Artistas, en Parque Saavedra, donde -entre otras cosas- lo niños podían divertirse con el “Angry Buitres”, tirándole pelotas a cajas con caras de funcionarios y empresarios.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments