El Ministerio de Salud Pública de Misiones reveló que los días lunes y martes pasados se sumaron 425 nuevos casos de dengue, con lo cual el número de afectados reconocidos oficialmente llegó a 3.987 sólo en la provincia. La cifra revela la existencia de un rebrote, ya que en pocos días los casos diarios pasaron de 60 a más de 200. Por hora, en esa provincia del norte del país, una región crítica de la enfermedad, se confirman 8 nuevos casos.

Pero el escueto parte epidemiológico difundido ayer sólo indica la cantidad totales de personas afectadas y nada dice sobre la distribución geográfica de los casos ni las franjas etarias más afectadas por el virus que transmite el mosquito Aedes Aegypti. No está claro el número final porque se supone que muchas personas que padecen los síntomas de la enfermedad se automedican y se quedan en sus casas sin acudir a la consulta médica.

Además, sobrevuela la sospecha de que se podrían estar ocultando casos. En su momento, las autoridades sanitarias habían señalado que Posadas concentraba el 60% de los casos, seguido por Puerto Iguazú con 30% y el resto se repartía en otras poblaciones menores, en su mayoría recostadas sobre el río Paraná.

El brote epidémico de dengue obligó al Gobierno de Misiones a declarar la emergencia sanitaria y realizar fumigaciones intensivas en vía pública para disminuir la presencia del mosquito vector. Sin embargo, esas medidas no fueron suficientemente efectivas como para lograr disminuir el número de afectados.

El 5 de enero el Ministerio de Salud Pública había admitido la existencia de 289 casos sospechosos. Dos semanas después el número de enfermos había trepado a 862, y a fines de enero la cifra llegó a 2.182 afectados. Desde el 1° de febrero se reportaron a Salud Pública de Misiones 1537 personas afectadas por el virus.

En medio del brote epidemiológico, las autoridades sanitarias tuvieron que admitir que algunas fumigaciones para bajar la población del mosquito transmisor del dengue se realizaron con insecticidas que vencieron en octubre del año pasado y cuya eficiencia algunos vecinos pusieron en duda.

Sin embargo, el director de Atención Primaria de la Salud de Misiones, Martín Cesino, aseguró que está probado que los químicos utilizados mantienen su eficacia contra los mosquitos. “Existe una nota que nos mandó la Dirección Nacional de Vectores en la que se sostiene que el producto tiene prórroga de seis meses a un año”, sostuvo el funcionario, al ser consultado por medios locales.

Más allá de esto, las autoridades sanitarias de Misiones ya trabajan para afrontar un rebrote que se esperaba para Semana Santa (temen que perjudique al turismo) pero a juzgar por el incremento en el número de afectados de los dos últimos días se adelantó más de un mes.

fuente CLARÍN

Comments

comments