PROVINCIAS QUE RECLAMANEl Gobierno evalúa un plan alternativo que compense a las provincias por la retención del 15% en sus recursos coparticipables que les impone la Nación para financiar a la Anses. El plan consistiría en descentralizar el manejo y la ejecución de obras públicas y planes sociales, que, en los hechos, serían fondos contantes y sonantes para los distritos.
El Poder Ejecutivo no está dispuesto a devolverles a las provincias ese 15% de retención que hoy les aplica a sus fondos coparticipables ya que, advirtió, implicaría el desfinanciamiento del sistema previsional. Ante este riesgo, el presidente Mauricio Macri derogó un decreto que le dejó como herencia Cristina Kirchner días antes de abandonar el poder. La medida fue firmada luego de que, dos días después del triunfo de Macri, la Corte Suprema fallara en favor de San Luis, Santa Fe y Córdoba por los respectivos reclamos de restitución de esos fondos. Pero el problema no terminó: por un lado, las otras provincias ya llevaron sus demandas a la Justicia y, por el otro, en el Congreso, la oposición podría rechazar el decreto de Macri que a su vez derogó el de Cristina Kirchner.

En el Congreso, el decreto derogatorio de Macri pende de un hilo. La cuestión se discutirá mañana en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo. En tanto, cinco provincias esperan una respuesta de la Corte a sus pedidos.
En la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo el debate podría complicarse para el oficialismo. Es que allí, los ocho legisladores del Frente para la Victoria (FPV) anticiparon que rechazarán el DNU del Gobierno para que cese la retención de fondos a las provincias. Los seis legisladores de Cambiemos, en cambio, avalarán la postura del Gobierno. La definición recaerá en dos votos clave: el de Raúl Pérez, del Frente Renovador, y el del puntano Adolfo Rodríguez Saá, de Compromiso Federal. Sin esos dos votos, el oficialismo caerá derrotado.

Sergio Massa, líder del Frente Renovador, es consciente de hallarse en un dilema: por un lado no quiere entorpecer la gestión del gobierno de Macri pero, por otro lado, siente que no puede arriar la bandera del federalismo que enarboló durante su campaña electoral. “No puedo ir en contra de la devolución del 15% (de los fondos coparticipables) a las provincias”, se le escuchó decir en su entorno. Por eso le encargó a Roberto Lavagna, ex ministro de Economía y principal asesor económico del Frente Renovador, el diseño de una propuesta alternativa.
Tampoco el senador Rodríguez Saá estaría dispuesto a apoyar la medida de Macri. “Voy a votar a favor de las provincias”, deslizó el puntano, cuya provincia fue -junto con Córdoba y Santa Fe- beneficiada por el fallo de la Corte Suprema que ordenó la restitución de los fondos retenidos por la Nación. Abierto este camino judicial, el resto de las provincias amenaza ahora con transitar por él para torcerle el brazo al Gobierno.

“La devolución sin más del 15% de los fondos a las provincias sería una solución simplista. La Anses quedaría totalmente desfinanciada -sostuvo el viceministro del Interior, Sebastián García De Luca, a La Nacion-. Por eso, evaluamos que una parte de los recursos nacionales se descentralicen a las provincias, sobre todo los referidos a obras públicas y a planes sociales. Es imposible que desde la Capital Federal se decida sobre la conveniencia o no de construir un cordón cuneta en algún municipio del interior, como era práctica común en el kirchnerismo”.

Tanto la Nación como las provincias son conscientes que aprobar una nueva ley de coparticipación es una cruzada casi titánica, pues requiere no sólo la aprobación del Congreso sino también de cada una de las legislaturas provinciales. El Gobierno de Macri podría mirar para el costado y evitar la discusión, pero el problema es que los gobernadores peronistas -y sus representantes legislativos- no están dispuestos a claudicar sus reclamos por mayores fondos a las provincias. Además de agitar la amenaza de demandar al Gobierno en la Justicia, tienen la llave para sancionar las leyes que el Gobierno necesita del Congreso. La más urgente es la la derogación de la ley cerrojo, que habilitaría al Poder Ejecutivo a entablar negociaciones con los holdouts.

“La devolución del 15% de los fondos a las provincias y la puesta en marcha de las obras públicas previstas en el presupuesto 2015/2016 son dos temas clave para nosotros -sostuvo Miguel Pichetto, jefe del bloque de senadores del Frente para la Victoria-. Para garantizar la gobernabilidad del país es necesario un esfuerzo de todos y articular un acuerdo institucional entre la Nación y las provincias.”

El miércoles pasado, el ministro del Interior Rogelio Frigerio se reunió con los ministros de Economía de los 24 distritos provinciales. Allí se avanzó sobre las alternativas de solución al problema de la coparticipación. La próxima reunión será el 16 de marzo. “El objetivo del Gobierno es frenar el retroceso en materia de federalismo fiscal de los últimos 20 años. Tenemos la voluntad política de avanzar hacia un federalismo más equitativo. Tratamos de que la política resuelva los viejos problemas de la distribución de los recursos en un tiempo más corto que el camino judicial”, sostuvo el funcionario. La idea de descentralizar los fondos especificos que se gira a las provincias podría descomprimir el clima.

Coparticipación, lucha clave por la gobernabilidad

Rogelio Frigerio
Ministro del interior

“La posibilidad de solucionar el problema del federalismo fiscal en la Argentina pasa por tener un presidente que no conciba el poder como una acumulación de los recursos para disciplinar a las provincias”, aseguró el ministro.

15%
Restitución de la coparticipación

Es el reclamo que hacen las provincias, junto con la remisión de las partidas para obra pública nacional en las provincias y el pago de deudas previsionales

10.000 Millones de pesos
Esa es la deuda que heredó en certificados de obras públicas el Estado y que se dejaron de pagar desde setiembre del año pasado

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments