Se trata de un éxito parcial. Fue incompleto porque los precios de los alimentos siguen subiendo. Pero fue también un triunfo porque esas alzas no siguieron el ritmo de la devaluación. Para poder comer una familia tipo porteña necesitó en febrero 199,80 pesos por día, según cifras oficiales difundidas ayer. En noviembre pasado ese monto había sido de 74,86 pesos, lo que evidencia un incremento del 14,2%. En el mismo período, el dólar pasó de 9,5 a 15,8 pesos, un 66,3% más.

Un dato marca el relativo éxito oficial. Entre noviembre de 2013 y febrero de 2014 -para tomar un período similar al comparado-, el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, impulsó una devaluación del peso del 35% (el dólar pasó de 5,9 a 8 pesos). A pesar de que la variación fue la mitad de la que se registró el trimestre pasado, el traslado a precios fue prácticamente el mismo: un 13,65%. Vale aclarar que algunos analistas advierten que las últimas subas no comenzaron en noviembre si no ya a mediados del año pasado.
La Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires informó ayer que la canasta alimentaria de un matrimonio compuesto por una mujer y un varón, ambos de 35 años, activos, con dos hijos varones de 6 y 9 años e inquilinos de la vivienda fue en febrero pasado de 5994 pesos. Tres meses antes era de $ 5245,80.

Entre los alimentos, el mayor aumento se dio en la carne. Según los datos del organismo estadístico, en ese trimestre la suba fue de 20,2%. Sumando otros bienes, los electrodomésticos, muchos elaborados en el exterior o fabricados en el país con insumos importados, mostraron un incremento de 18,27% en el mismo período de tiempo. El golpe al bolsillo llegó de la mano del aumento de las tarifas de electricidad: el alza fue de 253% promedio entre noviembre y febrero, por las subas en las facturas anunciadas ese último mes. “El impacto se computó entero durante febrero, a pesar de que muchos recibirán el primer aumento de la luz este mes”, contó José Donati, director del instituto porteño. Agregó que en marzo sí llegarán alzas en las expensas por el alza en la luz, pero serán menores que la suba en electricidad que disparó el índice de precios de febrero a un 4%.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments