La Sala VI de la Cámara del Crimen confirmó ayer el pase al fuero federal de la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman porque pudo haberse tratado de un homicidio en función de su trabajo como acusador en la investigación por el atentado contra la AMIA. La decisión, firmada de manera unánime por los tres miembros del tribunal, aunque uno de ellos con argumentos propios, incluyó duras críticas a la investigación de la fiscal Viviana Fein, a la que denunciaron ante la Procuración General de la Nación, lo mismo que al juez que actuó en la escena del crimen, Manuel De Campos, cuyo desempeño será evaluado por el Consejo de la Magistratura.

“Existen razones más que plausibles para poder dar crédito a la hipótesis de máxima que sugieren los acusadores, tanto públicos como privados, para suponer que la muerte de Alberto Natalio Nisman también pudo ser el resultado de la actividad de terceras personas en el marco de su función”, expresaron los camaristas Julio Lucini y Rodolfo Pociello Argerich en su voto conjunto.

El tercer juez, Mario Filozof, también votó por el pase -como pretendía la familia de Nisman con la adhesión del fiscal de Cámara, Ricardo Sáenz- porque se trata de un posible delito que involucra a un fiscal federal, sin descartar que su muerte tenga relación con un móvil económico.

En lo que sí coincidieron los tres jueces fue en decir que “no existen parámetros certeros que conduzcan a afirmar o descartar que Nisman hubiera accionado el arma” que lo mató, hallada junto a su cadáver la noche del 18 de enero del año pasado. Filozof atribuyó a Fein haber manejado como “premisa de investigación sólo el suicidio”.

El tribunal remitió el expediente al juzgado de Fabiana Palmaghini, del fuero ordinario, donde seguramente dejarán transcurrir los diez días hábiles que otorga el Código de Procedimiento para que se presente un recurso de casación en el que se revise el fallo. Fuentes de Comodoro Py dijeron que el fallo “no es casable” y que el expediente debe ser enviado hoy mismo a sorteo a la Cámara Federal.

Lucini y Pociello recordaron las denuncias por amenazas que había hecho Nisman en 2012 y 2013, en función de su labor profesional, las que son investigadas en el juzgado federal a cargo de Luis Rodríguez.

Los cuestionamientos a Fein -quien instruyó la causa hasta diciembre- fueron durísimos. Los jueces hablaron de “tropiezos y equivocaciones” que llevaron a “graves errores” y de “un sinfín de groseras irregularidades”, que enumeraron extensamente.

Pociello y Lucini recordaron que la muerte de Nisman “ocurrió en un momento político sensible” por “la denuncia que días antes había radicado contra la Presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner”. Y para ellos “no es un dato menor” que fuera el dìa previo al informe que debía dar en el Congreso por ello.

También mencionaron “la extraña manipulación” de su computadora personal y un teléfono celular, lo que calificaron de “indicio de que algo ocurrió el 18 de enero de 2015 en los registros electrónicos que poseían información sensible”.

Y apuntaron a la custodia, cuyo accionar calificaron de “inexplicable”. “Al fiscal nadie lo custodiaba, por eso cuando muere estaba solo y a ninguna autoridad preocupó durante casi doce horas”, agregaron. Además recomendaron profundizar el análisis de los teléfonos de espías y policías que tuvieron “un inesperado movimiento” la madrugada del 18 de enero, antes que se supiera que Nisman estaba muerto.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments