En medio del reclamo por los fondos coparticipables que aún retiene la Nación, el Gobierno privilegió a las provincias aliadas para la distribución de los recursos nacionales en sus primeros tres meses.

Buenos Aires quedó a la cabeza de la lista de beneficiarias, con 10.693 millones de pesos, repartidos entre adelantos de coparticipación y obras públicas adeudadas desde el año pasado, que la administración de Mauricio Macri fue destrabando tras el reclamo de los gobernadores del peronismo. Urgida de fondos frescos tras denunciar que la provincia había quedado sin recursos de la gestión de Daniel Scioli, María Eugenia Vidal se llevó las mayores partidas en los primeros 100 días de gobierno. Fueron 9959 millones en concepto de adelanto de coparticipación y 734 para obras públicas, según se desprende de los registros que elaboró el Gobierno para presentar ante los gobernadores en las reuniones en las que todavía debate la manera de devolver el 15% que le reclaman las provincias.
La mayor cantidad de recursos, en rigor, se la llevó la Ciudad de Buenos Aires por el traspaso de la Policía Federal al ámbito porteño, que le habilitó a Horacio Rodríguez Larreta 16.579 millones de pesos extras para sostener las fuerzas de seguridad. Este destino generó una fuerte reacción de los gobernadores. En el reparto discrecional, el territorio porteño no fue, de todas maneras, el más beneficiado. Por deuda de obra pública sólo se quedó con 36 millones.

En el ranking de las cinco provincias elegidas por el Gobierno para darles asistencia financiera directa, la segunda fue Mendoza, gobernada por Alfredo Cornejo, aliado de la Casa Rosada, que obtuvo 1869 millones, 1800 como adelanto de coparticipación y otros 69 millones por obras adeudadas.
En el Gobierno explican que no se trata de un reparto discrecional en función de la cercanía política de cada mandatario, sino de condiciones desfavorables heredadas por los actuales gobernadores que obligaron a la Casa Rosada a privilegiarlas a la hora del envío de partidas.

“Para acceder al adelanto de coparticipación las provincias deben justificar la falta de recursos”, aclararon tanto desde el Ministerio del Interior como desde el de Hacienda, ambos a cargo de la distribución.
Los datos que obtuvo la nacion corresponden a los desembolsos desde el 10 de diciembre pasado y alcanza los primeros días de marzo, cuando el Gobierno recibió, con estos informes en mano, a los 24 gobernadores para avanzar en el reparto del 15% coparticipable.

Las únicas provincias opositoras que se encuentran entre las cinco primeras son Chaco y Entre Ríos. Tanto Domingo Peppo como Gustavo Bordet se expresaron a favor del acuerdo con los fondos buitre aunque, en ambos casos, los dos gobernadores no lograron mover a sus legisladores en la Cámara de Diputados para avalar el proyecto. Chaco obtuvo 1600 millones de pesos, mientras que Entre Ríos consiguió 1447 millones.

Hacia abajo, la quinta provincia favorecida, aparte de lo que fueron los desembolsos para el territorio porteño, fue Jujuy, gobernada por Gerardo Morales, que se llevó 1386 millones, 1260 como adelanto de coparticipación y 126 para obras públicas.

Con cifras arriba de los 1000 millones le sigue Neuquén, gobernada por Omar Gutiérrez, que se llevó 1122 millones. Y Córdoba y Santa Fe, que habían sido beneficiadas por el fallo de la Corte Suprema. Para la provincia gobernada por Juan Schiaretti hubo desembolsos por 837 millones, 800 por coparticipación y 37 para obras públicas. En el caso de Miguel Lifschitz el Gobierno repartió 745 millones, 600 como adelanto de coparticipación y 145 por obras adeudadas.

En total, 11 provincias no recibieron adelantos de coparticipación: son Formosa, La Pampa, Misiones, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Tucumán y Santa Cruz, aunque sí obtuvieron fondos para obras.

El distrito gobernado por Alicia Kirchner, el único claramente opositor al Gobierno, es un caso especial. Según fuentes oficiales, en los próximos días le darán 50 millones como adelanto de coparticipación y fue la más beneficiada por Aportes del Tesoro Nacional (ATN), con 122 millones de pesos, según los datos de la Casa Rosada. La gobernadora denuncia que el Gobierno la discrimina. Desconfiados de su administración, el macrismo le adjudicó ese monto pero con destino específico para los municipios de Caleta Olivia y Río Gallegos.

En el Gobierno sostienen que la provincia tiene 1500 millones de pesos de ahorros en el Banco de Santa Cruz, que la gobernadora se niega a usar. Alicia fue una de las primeras mandatarias en presentar ante la Corte Suprema una demanda por inconstitucionalidad del decreto por el que Macri derogó la devolución del 15% de coparticipación que había dado Cristina Kirchner días antes de dejar el poder, y se niega a tomar deuda para cubrir el déficit, como viene recomendando el Gobierno a los mandatarios.

En total, el Gobierno repartió 22.294 millones de pesos sin contar la ayuda extra a la Ciudad. Fueron 18.119 millones como adelanto de coparticipación y 4175 para obras que le corresponden al ministerio que conduce Rogelio Frigerio. No están contempladas aún las obras de energía y transporte, área de Juan José Aranguren y Guillermo Dietrich. Las provincias con menos ayuda nacional en esta primera tanda de desembolsos fueron La Pampa y San Luis, con 18 millones de pesos cada una.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments