EL CALAFATE.- Dos terrenos que fueron objeto de polémicas operaciones inmobiliarias de los Kirchner siguen vacíos en esta ciudad, sin ninguna construcción ni avances. Uno de ellos es el que Néstor Kirchner le vendió a Cencosud por US$ 2 millones; el otro es el condominio de casi nueve hectáreas que Cristina Kirchner comparte con Lázaro Báez.
Más allá de los intentos de la gobernadora Alicia Kirchner de separar a su familia del empresario Lázaro Báez, las operaciones inmobiliarias, las transacciones comerciales, los alquileres de inmuebles, la administración de hoteles y una gran cantidad de escrituras públicas encuentran los apellidos Kirchner y Báez en una misma página.

En agosto de 2013 LA NACION reveló que la entonces presidenta y Báez compartían una propiedad de más de 87.000 m2 sobre la margen sur del lago Argentino, en El Calafate, según registros oficiales. Ahora se sabe que no fue incluida en las declaraciones juradas que la ex presidenta presentó cada año en la Oficina Anticorrupción (OA).
En ese momento se trató del primer vínculo documentado entre la mandataria y el empresario investigado por presunto lavado de dinero. Eran tierras fiscales que la ex jefa del Estado había adquirido en 2006 a $ 1,19 el m2 y dos años después permutó la mitad de éstas a la empresa Austral Construcciones, propiedad de Báez.

Según surge de las declaraciones presentadas en la OA, Cristina Kirchner nunca declaró el bien a su nombre, sino que quedaba consignado como propiedad de su esposo. “Después del fallecimiento de Kirchner declaró el 25% del terreno, producto de la disolución conyugal”, consta en una ampliación de denuncia en la causa Hotesur que hizo la diputada Margarita Stolbizer. La declaración jurada se repitió hasta 2015.
“Ella nunca declaró el terreno a su nombre, en una maniobra para ocultar una relación directa con el mayor contratista de obra pública de Santa Cruz. Al declarar que era de su marido, ella intentaba quedar ajena a este vínculo, que hoy tantos dolores de cabeza le trae”, detalló Silvina Martínez, patrocinante de Stolbizer en la causa Hotesur.

Las casi nueve hectáreas de Patagonia Pura se encuentran a diez kilómetros del centro de El Calafate, en Punta Soberana, que fue loteado como chacra. Para llegar hay que transitar por el paseo costanero, una calzada asfaltada por la empresa Austral Construcciones.

Punta Soberana es una extensión de tierra que limita con la Bahía Redonda y el lago Argentino, salpicada por algunos chalets, chacras y terrenos sobre los que aún no se construyó nada. Para llegar a la fracción CCXXXIII hay que transitar unos ocho kilómetros desde la intersección con la ruta 11, que va al glaciar, y bordear el lago. A una década de haber sido adquirido por Cristina Kirchner, el enorme predio con vista al lago Argentino, sigue vacío.

El terreno de Cencosud

La misma soledad patagónica se respira en las dos manzanas en la zona del aeropuerto viejo, donde Néstor Kirchner realizó su mejor negocio. Compró tierras fiscales en 2006 por $ 300.000 y luego fueron vendidas por más de $ 6,3 millones al empresario chileno Horst Paulmann, según quedó constancia en la declaración jurada de 2008.

A ocho años de la operatoria, no hay nada en el predio: sólo un letrero colocado hace cuatro años y que anuncia que “próximamente” habrá un Easy y un Vea, firmas del emporio Cencosud. Sobre esos terrenos se había iniciado en el Juzgado Federal N° 5, de Norberto Oyarbide, una causa luego derivada al juzgado de Río Gallegos, originada por la denuncia de la empresa Arq. Horacio Contreras y Asociados, que había presentado ante el Ministerio de Planificación un plan de urbanización del viejo aeródromo de El Calafate.

Los denunciantes aseguran que, luego de reuniones con autoridades de esa cartera y de la Fuerza Aérea, accedieron a información que los hizo sospechar que el ex presidente Kirchner había cedido ilegalmente los terrenos fiscales de El Calafate.

Afirman que la provincia poseía la titularidad del predio y de otras tierras, transferidas por la ley 14.408. Luego se afectó el terreno a la Municipalidad de El Calafate y el aeródromo dejó de formar parte del Sistema Nacional de Aeropuertos en el año 2000. Los loteos se realizaron al margen de la vieja pista aérea de El Calafate, a 200 metros de la futura terminal de ómnibus y a cinco cuadras del hospital de alta complejidad.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments