presidente Mauricio Macri Macri integró el directorio de una sociedad offshore registrada en las islas Bahamas, en el Caribe, desde 1998. Identificada como Fleg Trading Ltd, el actual presidente de la Nación figuró como director y vicepresidente, como coletazo de su actividad privada como empresario, según información exclusiva a la que accedió la nación y Canal 13 con documentos provistos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Fleg Trading funcionó hasta fines de 2008, año en que Macri ejercía como jefe de Gobierno porteño, aunque los documentos que analizó la nación no clarifican si para entonces el actual Presidente seguía vinculado a esa sociedad offshore o ya se había retirado. Esos documentos sí reflejan, en cambio, que el máximo ejecutivo en el directorio de Fleg Trading era su padre Franco Macri, quien se desempeñó como presidente, mientras que su hermano Mariano figuró como secretario.

El material, que forma parte de la investigación global Panama Papers, también permite determinar que la sociedad offshore de los Macri se constituyó el 31 de marzo de 1998 en Bahamas con acciones al portador. Con un capital inicial de 5000 dólares, la firma se abrió vía Uruguay. Los Macri contrataron al contador uruguayo Santiago Lussich Torrendell para manejar la relación con el estudio Mossack Fonseca, un agente panameño especializado en crear sociedades en paraísos fiscales alrededor del mundo. Los detalles del trámite, que incluye certificados de acciones con los sellos y apostillas correspondientes, se resolvieron por teléfono.

Constituir una sociedad en un paraíso fiscal no constituye ningún delito en sí mismo, salvo que se pruebe que haya sido un vehículo para blanquear activos, concretar una evasión impositiva u otro delito penado por las leyes argentinas.

Mientras Fleg Trading se encontraba operativa, Macri no la consignó en sus declaraciones juradas como jefe de gobierno porteño correspondientes a los años 2007 y 2008, decisión que defendieron sus colaboradores ante la consulta formal de ICIJ.

“Macri nunca tuvo, ni tiene una participación en el capital de una sociedad denominada de tal modo y, por ello, no tuvo, ni tiene obligación alguna de informar, ni declarar sobre el particular”, sostuvo uno de sus voceros, Iván Pavlovsky. “Macri no ha declarado dicho activo en su declaración jurada, pues sólo deben consignarse los activos. Reitero, nunca ha sido accionista de dicha sociedad”, agregó, en una carta que envió por correo electrónico el 15 de marzo.

Si Macri es accionista o sólo directivo -y si cobró dinero por esa sociedad- es clave, coincidieron dos tributaristas consultados por la nación. Si en efecto fue sólo directivo y no recibió dinero, como sostiene la Casa Rosada, no estaba obligado a declarar su rol ante la AFIP y, por tanto, no cometió delito.

“Dicha sociedad, tenía como objeto participar en otras sociedades no financieras como inversora o holding en Brasil”, planteó Pavlovsky. “Estuvo vinculada al grupo empresario familiar. De allí que Mauricio Macri fuera designado ocasionalmente como director, sin participación accionaria. Dicha sociedad, sí constó en la declaración jurada de su padre”, abundó el vocero presidencial.

En esa línea, un estrecho colaborador presidencial indicó luego a la nación que todas las preguntas sobre Fleg Trading deberían enviarse “a Socma Americana SA”, en alusión al holding que lidera Franco Macri, padre del Presidente. “Su actuación fue circunstancial y solo cubrió formalmente el cargo en el directorio conforme se aclaró en la respuesta brindada anteriormente”, insistió.

En su última declaración jurada, el Presidente sí informó otros activos fuera del país: una cuenta bancaria en Suiza, otra en Estados Unidos, un terreno en Maldonado, Uruguay, y una participación en La Barra, un club de golf de Punta del Este.

Por su parte, y tras la explicación de Pavlovsky, otros funcionarios cercanos al Presidente indicaron a la nación que Fleg Trading fue una de las sociedades offshore que el grupo Socma solía utilizar para concretar inversiones en Brasil, donde Franco Macri había decidido desembarcar desde mediados de los noventa para expandir su emporio.

El heredero

Otros documentos obtenidos por La Nación y Canal 13 a través de ICIJ y el diario alemán Süddeutsche Zeitung revelan que otro miembro de la familia Macri integró una sociedad offshore. Fue Jorge Blanco Villegas, tío de Presidente, quien se desempeñó como director de Conklin Pacific Ltd, registrada en las Islas Vírgenes Británicas entre 1997 y 1998.

Uno de esos documentos detalla la amplia gama de negocios que comprendía dicha sociedad: “Llevar a cabo el negocio de una compañía inversionista, proveer servicios administrativos, ejecutivos y de asesoría, comprar, vender, alquilar inmuebles y comerciar bienes raíces en todas sus ramas”.

Blanco Villegas se desvinculó de Conklin Pacific Ltd cuando en 1998 se vendió a la sociedad a New Charlotte Ltd. Antes de desvincularse, la liquidación final de la firma detalló bienes por 11,9 millones de dólares.

Ex presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) entre 1993 y 1997, Blanco Villegas fue el dueño de la estancia La Carlota, en Tandil, donde el actual Presidente de la Nación celebró su fiesta de casamiento con Juliana Awada.

Antes de morir, en 2011, Blanco Villegas dejó buena parte de su fortuna al Presidente. Por esa herencia, Macri declaró que su patrimonio se había incrementado un 84% durante ese año, explicaron en esa época voceros del entonces jefe de Gobierno porteño.

fuente LA NACIÓN

Comments

comments