El entonces socio del titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, gestionó una sociedad offshore en Panamá, de acuerdo con documentos de Mossack Fonseca analizados por LA NACION en el marco de la investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Se trata del empresario Fernando Hidalgo, quien operó la sociedad panameña Top Players Agency Corp entre 2007 y 2013, período durante el cual compartió en la Argentina una empresa con Arribas que recibió millonarios contratos por la compra y venta de futbolistas. Manejaron, entre otros, los pases de Carlos Tevez y Cristian Pavón, hoy delanteros en Boca Juniors.

Consultado por LA NACION, voceros de Arribas afirmaron que las eventuales operaciones que Hidalgo haya desarrollado a través de Top Players Agency Corp corresponden a negocios “individuales” de Hidalgo.

El vínculo societario entre el actual “Señor 5” e Hidalgo comenzó en 2003, cuando en la Argentina registraron la sociedad HAZ Sports Agency SA ante la Inspección General de Justicia (IGJ). Su nombre aludía a las iniciales de Hidalgo, Arribas y del israelí Pinhas Zahavi. Y a nivel internacional, esa firma operó HAZ Football World Wide Limited, con ramificaciones en Brasil.

Cuatro años después, el 25 de octubre de 2007, y en Panamá, Mossack Fonseca creó Top Players Agency Corp, con directores panameños y con Hidalgo con un poder para “administrar la sociedad sin limitación alguna”. En los documentos analizados durante la investigación de los Panamá Papers, sin embargo, el nombre de Arribas no figura en ninguno de los registros.

En diálogo con LA NACION, portavoces del titular de la AFI afirmaron además que en la práctica Arribas e Hidalgo están distanciados “desde hace muchísimos años”, aunque en los papeles no se desvincularon hasta abril de 2013, según pudo constatar LA NACION. Tras la ruptura formal, además, Hidalgo se quedó con la filial argentina de HAZ y Arribas retuvo la pata brasileña del negocio por un tiempo más.

Hidalgo en Panamá

Las gestiones de Hidalgo en Mossack Fonseca comenzaron en octubre de 2007 cuando se solicitó el nombre “Top Players Agency” y se inició el expediente 45299. Pocos días después, un mail del estudio de abogados uruguayo “Moratorio, Rodriguez Teodoro, Borrás & Asoc”, que actuó como intermediario, envió el DNI escaneado de Fernando Hidalgo. Lo adjuntó con una aclaración: “Es con directorio de ustedes”.

El comentario aludía a uno de los servicios que suele ofrecer Mossack Fonseca: “prestar” nombres de directores y managers para esconder a los verdaderos interesados.

El siguiente paso fue la realización del denominado “World Check” de Hidalgo, es decir, la investigación interna que realiza Mossack Fonseca para filtrar a las personas políticamente expuestas (PEP). En su caso, el informe incluyó una alerta: una nota de Página 12 de julio de 2004, titulada “La pista del dinero conduce a Macri”. Entre sus párrafos decía que Hidalgo fue denunciado por administración fraudulenta por el empresario del fútbol Gustavo Mascardi.

“Es preciso anotar que cuando Hidalgo ingresó a la empresa, poseía un automóvil Fiat 600 y luego de ese momento comenzó a cambiar sus autos a modelos cada vez más costosos, a un ritmo difícil de sostener para un asalariado. Comenzaron las interminables compras de relojes, lentes, ropas de costos normalmente inaccesibles, lo cual obviamente causó, como mínimo, curiosidad entre los demás empleados de la empresa”, agregaba la causa judicial citada en la nota.

La advertencia no disuadió a los panameños de continuar con la empresa y el 18 de octubre de 2007, le otorgaron el poder Top Players Agency Corp a Hidalgo, con las siguientes facultades: “administrar la sociedad sin limitación alguna, celebrar contratos, abrir y cerrar sucursales en cualquier lugar del mundo, abrir cuentas bancarias” y “tener acceso a cada una de las cajas de seguridad” de la firma.

Otro documento indicó que la sociedad tuvo acciones al portador, es decir que no se podían conocer los nombres y apellidos de sus verdaderos dueños. En total figuraban cien acciones, por un capital de US$ 10.000, divididas en dos accionistas anónimos. Un mail de fines de 2007, además, solicitó documentación para abrir una cuenta bancaria en el banco suizo Clariden Leu.

Top Agency Corp fue dada de baja el 15 de enero de 2013. Tres meses después, fuera del mundo offshore, Arribas, ya radicado en Brasil, se desvinculó societariamente de Hidalgo. El primero retuvo la ramificación brasileña del negocio y el segundo se quedó con la pata argentina. A pesar de que la sociedad panameña de Hidalgo coincidió en el tiempo con HAZ, ningún documento menciona al titular de la ex Secretaría de Inteligencia.

En diálogo con LA NACION, los allegados del titular de la AFI enfatizaron que “Arribas se fue a vivir a Brasil y al tiempo, al haber diferencias, comenzaron un proceso de desvinculación que fue largo, por la distancia y por comisiones de trabajos pendientes. La culminación de la sociedad fue en abril de 2013”.

Las fuentes consultadas agregaron que Arribas, tras ser convocado por Macri para asumir su cargo público, terminó de desvincularse formalmente de HAZ Brasil y le dejó el legado a su sobrino.

Protagonistas de otro caso revelador
Fernando Hidalgo

Empresario del fútbol

Socio entre 2003 y 2013 del hoy jefe de Inteligencia, Gustavo Arribas. Entre 2007 y 2013 operó la firma panameña Top Players Agency Corp

Gustavo Arribas

Jefe de inteligencia

El jefe de Inteligencia sostiene que Hidalgo operó la sociedad panameña por su cuenta, de manera unilateral y que nada tuvo que ver

Denuncian a Daniel Muñoz
El fiscal federal Guillermo Marijuan denunció ayer a Daniel Muñoz, que fue secretario privado de Néstor Kirchner, por presunto lavado de activos, tras la difusión de los Panamá Papers. La denuncia quedó en manos del juez Sebastián Casanello.

fuente LA NACIÓN

Comments

comments