NUEVA YORK.- La Argentina y los holdouts volverán a reunirse hoy ante un tribunal de Nueva York para volver a discutir el futuro de las medidas cautelares dictadas por el juez Thomas Griesa que congelaron los pagos de la deuda del Gobierno.

Cuatro años después de que Griesa emitiera la primera medida cautelar, abogados del país y de los acreedores brindarán argumentos ante un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito neoyorquino, que deberá definir si las levanta de una vez y para siempre o si todo vuelve a foja cero. La decisión que tome el tribunal será determinante para definir el desenlace de la prolongada pelea con los bonistas que permanecen en default.
Ayer el ministro Prat-Gay, el secretario de Finanzas, Luis Caputo, y el asesor legal Eugenio Bruno se reunieron con los abogados del estudio Cravath para terminar de afinar la estrategia para hoy.

Si el tribunal reafirma la orden de Griesa, el Gobierno tendrá luz verde para emitir deuda por hasta US$ 15.000 millones, cuyo objetivo es reunir los fondos, pagarles a todos los demandantes que firmaron un acuerdo y retomar los pagos de la deuda a los bonistas de los canjes de 2005 y 2010. Un fallo a favor del país será el principio del fin del default.
Si el tribunal anula la orden de Griesa, los acuerdos firmados por el país no podrán concretarse, puesto que el Congreso argentino condicionó la emisión de deuda y los pagos de los acuerdos a una decisión judicial favorable.

Existe un tercer desenlace posible: que el tribunal devuelva la orden a Griesa con instrucciones para que la modifique. La decisión podrá llegar hoy mismo, como quiere el Gobierno, o días o semanas después.
En el equipo económico esperan un fallo a favor. La duda es cuándo llegará. Una demora forzará a una costosa postergación del acuerdo con NML: a partir de mañana, asumiendo que los fondos buitre decidan mantener el acuerdo, comenzará a correr el interés del 4,8% anual sobre los US$ 5890 millones de las sentencias.

Prat-Gay se mostró confiado en que los fondos no abandonarán el acuerdo, y reiteró su deseo, plasmado en una carta enviada al tribunal, de que el fallo llegue lo antes posible. “Hay que sacarle un poco de dramatismo”, dijo ayer Prat-Gay a periodistas argentinos en Nueva York. “La Argentina hizo todo lo que podía hacer, aprobó todas las leyes que tenía que aprobar, con una mayoría impresionante en las dos cámaras, sobre todo en el Senado. Esperemos que los que acordaron en su momento no se bajen, porque no veo cómo los puede beneficiar a ellos”, agregó.

fuente LA NACIÓN

Comments

comments