En una clara señal de diferenciación, gobernadores, sindicalistas y el grueso de los intendentes del PJ mostraron distancia hacia la cruzada por Cristina Kirchner en Comodoro Py. Como habían anticipado, ninguno de los jefes territoriales de peso asistió y tampoco movilizó su tropa para la convocatoria que concibió el kirchnerismo duro, sobre todo La Cámpora, como la gran apuesta para posicionar a la ex presidenta en su primera reaparición pública desde que dejó el poder.
La única coincidencia puertas adentro del peronismo es que la causa del dólar futuro, por la que fue citada a indagatoria, no tiene fundamento y, en definitiva, le ofreció a la ex presidenta un escenario para montar un regreso en tono épico.

Como nunca, Cristina mencionó a Perón, reivindicó su pertenencia al Partido Justicialista, se mostró más amplia y hasta acalló los abucheos contra Diego Bossio (“así no vamos a convencer a nadie”, adoctrinó), el diputado que fracturó el bloque del Frente para la Victoria y se convirtió en mala palabra en el mundo K.
“Nosotros estamos pensando y actuando para construir el peronismo que viene, junto a gobernadores, gremios, legisladores y dirigentes de todo el país. Queremos ser una opción superadora”, dijo Bossio a LA NACION, en una postura distante.

Ésa es la consigna que repite la mayoría de los caciques del PJ. El primer paso de ese divorcio entre el peronismo y el kirchnerismo fue el armado de una lista de unidad del PJ detrás de José Luis Gioja y Daniel Scioli, con representación de todos los distritos y sin participación del camporismo. La dupla que encabeza esa conducción no estuvo ayer fuera de tribunales.
“Hay distintas maneras de estar”, justificó a LA NACION el ex candidato presidencial. En un intento de equilibrio, destacó el discurso de Cristina y llamó a trabajar en conjunto para “corregir” medidas tomadas por Mauricio Macri. “Es coherente con lo que viene sosteniendo, alertó sobre el retroceso que hay en materia económica y social”, sintetizó.

Ayer, los gobernadores optaron entre el silencio y frases esquivas. “No hay que dramatizar”, lanzó desde San Juan Sergio Uñac. “Debemos mirar el lado positivo: hay una justicia independiente que está accionando y una ex presidenta y un presidente [por Panamá Papers] dando las explicaciones”, ensayó, en modo neutro. El más concluyente fue Juan Manuel Urtubey, que a la misma hora que Cristina desfilaba por el despacho del juez Claudio Bonadio compartía en Salta un acto con Mauricio Macri .

¿Qué impacto tiene la vuelta al ruedo después de cuatro meses de ostracismo? En el PJ relativizan el efecto de la postal de ayer en el mediano plazo. “Fue una expresión minoritaria, muy anclada en la gestualidad, pero que no va a tener efecto”, dijo un intendente del conurbano que no le ve chances al cristinismo de un rol protagónico en el futuro.

Aunque, admiten, nada está dicho. Por eso, el grupo de alcaldes del Gran Buenos Aires que se proponen liderar el poskirchnerismo acordó un comunicado para objetar cierto “revanchismo judicial”. Allí se enrolan 11 jefes comunales, entre ellos Gabriel Katopodis (San Martín), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Juan Zabaleta (Hurlingham). Cristina sigue teniendo reconocimiento en las zonas más pobres del conurbano y ése es un dato que no subestiman, más allá de que busquen transitar otro camino.

Así, el intento de Máximo Kirchner, que recorrió todo el espinel peronista en busca de apoyo, tuvo un éxito fallido. Ayer, asistió una veintena de intendentes, de pertenencia K y la mayoría de distritos pequeños. Con la excepción de los más tradicionales Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Verónica Magario (La Matanza), que fue de la mano de su antecesor, Fernando Espinoza, presidente del PJ bonaerense.

Parece un contrasentido, pero no lo es: oficialmente, el PJ a nivel provincial y porteño alentó la manifestación sin llevar nombres rutilantes, quizás en un gesto para sostener la unidad interna. En ambos sellos aún hay una fuerte gravitación de La Cámpora.

Urtubey eligió a Macri

Mientras Cristina Kirchner debutó en Comodoro Py como imputada en un expediente judicial y sus incondicionales vivaron su retorno, Juan Manuel Urtubey se mostró más que lejos: en Salta y al lado de Mauricio Macri. La excusa oficial fue el egreso de cinco enfermeros universitarios de la comunidad aborigen, en Santa Victoria Este. El Presidente logró así una foto con el ala dialoguista de PJ, en pleno fervor K.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments