La causa que debe determinar cómo murió Alberto Nisman ya no será investigada por un solo fiscal, sino por un equipo de fiscales; probablemente, cuatro.
El desembarco del expediente en los tribunales federales de Comodoro Py marcará un cambio en el curso de la investigación. El nuevo juez es Julián Ercolini y el fiscal al que le tocó el caso, Eduardo Taiano. Él entiende que necesita de un grupo de fiscales que lo acompañe para llevar adelante semejante expediente. Primero lo habló con Ercolini. Estuvieron de acuerdo. Sobre todo, si tal como parece, Ercolini delegará la investigación en la fiscalía. Y el jueves pasado Taiano se reunió con la jefa de los fiscales, la procuradora Alejandra Gils Carbó. Ella aprobó la idea.

Ayer se cumplieron 15 meses de la muerte de Nisman y el caso llega al fuero federal sin que se sepa aún si a Nisman lo mataron o se suicidó. Taiano y el grupo que lo acompañe (todavía no están definidos sus nombres) reemplazarán a Viviana Fein, la fiscal de instrucción que tuvo a su cargo durante el año pasado la investigación de la muerte de Nisman.
Fein no sólo no es más la fiscal de este caso. No es más fiscal. Renunció la semana pasada y el viernes Gils Carbó le aceptó la renuncia. Hacía más de un año que Fein tenía la jubilación concedida, pero no quería irse mientras tuviera a su cargo este caso. Ahora, está siendo investigada por su participación en este expediente. Los camaristas que confirmaron que la causa debía pasar a la justicia federal la acusaron de demoras, de haberse manifestado más cercana a la hipótesis del suicidio y de haber sido responsable de una “gran cantidad de anomalías” que, según ellos, afectaron “de manera directa la causa”. Fein acaba de presentar un descargo en defensa de su trabajo.

En la reunión del jueves, Gils Carbó le dijo a Taiano que estaba de acuerdo con su propuesta de formar un equipo de fiscales. Le contó incluso que ella se lo había propuesto a Fein cuando se inició el expediente, pero que Fein no quiso.
Para Taiano, era preciso contar con apoyo institucional para encarar esta investigación. En aquella reunión con su jefa le dijo que quería elegir él al equipo que lo acompañara. Ella accedió. La idea es que Taiano sea el único fiscal federal del edificio de Comodoro Py que integre el grupo. Además, habrá un fiscal de primera instancia del fuero penal ordinario (probablemente sea una fiscal a quien Taiano conoce bien). Todo indica que también habrá algún fiscal del interior.

Taiano será el coordinador y conservará en forma paralela el resto de sus causas. Entre ellas, la que investiga a Cristina Kirchner por la venta del dólar futuro, en la que fue indagada por Claudio Bonadio. Los otros fiscales que integren el equipo tendrán dedicación exclusiva, informaron fuentes que trabajan en el armado.

También resta resolver dónde van a trabajar. Taiano pidió contar con al menos dos secretarios, prosecretarios y pinches. Fuentes de la Procuración informaron ayer que ya están buscando sede. Hay oficinas disponibles en la calle Perú y en la calle 25 de Mayo. También está el espacio que tenía asignado, frente a los tribunales de Comodoro Py, la fiscalía que llevó adelante el juicio por la tragedia de Once. El problema es que esas oficinas son dentro del Edificio Libertad, de la Armada, y Taiano fue el fiscal de la megacausa ESMA. En la Procuración estiman que esta semana Gils Carbó firmaría la resolución, con lo que se pondría en marcha la estructura del nuevo equipo.

Mientras tanto, Taiano y Ercolini siguen abriendo cajas. La causa por la muerte de Alberto Nisman ya acumula 60 cuerpos de 200 hojas cada una, más pilas y pilas de documentos. Lo primero que deberán hacer los nuevos investigadores será leer todo el expediente.

La decisión de que la causa cambie de fuero la tomó la jueza anterior del caso, Fabiana Palmaghini. Lo habían pedido las querellas que representan a la familia de Nisman, que pretendían que la Justicia declarara que fue un homicidio (un crimen cometido contra un funcionario federal en razón de su cargo lo investiga la justicia federal, no la ordinaria). El mes pasado, la Cámara del Crimen confirmó el pase, pero no llegó tan lejos. Dijo que el asesinato era “la hipótesis de máxima”, pero que, como era una hipótesis sólida, justificaba el cambio de fuero.

fuente LA NACIÓN

Comments

comments