Tras el primer desafío serio de la oposición en el Congreso, el presidente Mauricio Macri cuestionó ayer en forma severa el proyecto de ley de emergencia laboral que suspendería los despidos e impondría la doble indemnización. Dijo que “ya fracasó en 2002” y que “no trajo más empleo, sino que destruyó trabajo”. La Casa Rosada dejó trascender que, en caso de que la iniciativa se apruebe, Macri podría ejercer su facultad de veto.
El Presidente buscará evitar la sanción legislativa con negociaciones con el Frente Renovador , de Sergio Massa , y todos los sectores del peronismo, impulsores de la idea.

“No va a salir la ley, porque los argentinos aprendimos de nuestros errores. Pero, en caso de que se sancione, el veto es una prerrogativa del Presidente”, sugirió a LA NACION una fuente muy importante del entorno presidencial.

 

En le reapertura de la avícola Cresta Roja, en Esteban Echeverría, Macri dijo que “no se genera empleo imponiendo leyes arbitrarias”.

“Esta Argentina es distinta porque aprendimos de nuestros errores y no los vamos a repetir. Ya probamos en 2002 con leyes que prohibían y eso no trajo más trabajo, destruyó trabajo”, dijo.
Según pudo saber LA NACION, Macri les dijo ayer a sus colaboradores: “No voy a convalidar ni avalar cosas que sean malas para los argentinos. Y eso es malo para los argentinos”. De allí que la lectura más inmediata fue que Macri vetaría la ley.

El Gobierno puso en marcha una estrategia a varias bandas. Los voceros oficiales destacaron que el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, que gestionó la salida de la crisis de 2001, rechazó ayer la iniciativa, al igual que el diputado José Ignacio de Mendiguren. Ambos son del FR, que lidera Massa.

Lavagna señaló que el “efecto sobre el empleo es negativo”, aunque “las intenciones son buenas, por supuesto, pero puede perjudicar”.

“Macri no habló con Massa, pero el massismo tendrá una discusión interna fuerte”, ironizaron en la Casa Rosada. La esperanza es quebrar el frente opositor.

Además, destacaron que varias cámaras empresariales dijeron ayer que el proyecto de ley tendría efectos negativos: la Cámara Argentina de la Construcción, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios (Cameco) y la Confederación General Empresaria (Cgera).

Mientras tanto, los diputados de Cambiemos negociaban con la oposición pese a que ayer se votó el dictamen que habilitaría el tratamiento en el recinto parlamentario.

Por la mañana, Macri se mostró con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, en el acto de Cresta Roja, que es un modelo de recuperación de empleo que el Gobierno quiere exhibir como banco de pruebas. “Mi compromiso es generar trabajo, pero no es la forma imponiendo leyes que ya se impusieron en el pasado”, dijo el Presidente. “No hagamos cosas que no sirven, trabajemos juntos en lo que suma”, agregó.

“La Argentina aprendió de sus errores, nuestro compromiso es pobreza cero y eso es crear empleo. Si esto se vota, las empresas se retraen, no toman empleo y se profundiza el empleo en negro, precariza a la gente y se detiene el crecimiento”, dijeron en lo más alto de la Casa Rosada.

Como parte del plan de crear empleo, Macri estima que en mayo o junio el Indec publicará un índice creíble de empleo, de subas y bajas. Mientras tanto, seguirá informando con datos cruzados entre la Anses y la AFIP.

“El Presidente considera que hacia el segundo semestre bajará la inflación y habrá mayor empleo, aunque no está seguro de que haya mayor consumo”, señalaron en el área presidencial.

Continúa el paro de los bancarios

Hoy no habrá bancos en todo el país por segundo día consecutivo. La Asociación Bancaria (AB), el gremio que representa a los empleados, activó ayer un paro de 48 horas en reclamo de mejoras salariales y por la reincorporación de los despedidos en el Banco Central y Provincia. Ayer, según la AB, el acatamiento fue de un 96% y ya se analizan nuevas medidas de protesta.

Pese a las negociaciones en el Ministerio de Trabajo, el gremio mantuvo el paro dispuesto para hoy. El jefe de la AB, Sergio Palazzo, reclama un aumento salarial de 30% en un pago y retroactivo a enero, cuando venció la paritaria. Además, exige la reincorporación de los 47 empleados del Central y de otros tantos en el Bapro. El gremio considera que las bajas son “injustificadas”.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments