La decisión de Sergio Massa de restar impulso al proyecto de prohibición de despidos y de avanzar con una propuesta alternativa, en sintonía con el Gobierno, abrió una grieta en el Frente Renovador. Con Facundo Moyano como referente, los diputados massistas de extracción sindical rechazaron ayer la marcha atrás del ex intendente de Tigre y se comprometieron a mantener el apoyo a la iniciativa, reclamada por los gremios.
“La mayoría de los diputados del Frente Renovador va a avalar la ley antidespidos, que se aprobó en comisión. El bloque asumió un compromiso con las centrales sindicales y hay que cumplirlo”, dijo Facundo Moyano a LA NACION. La propuesta alternativa mantiene la prohibición de despidos, pero sólo para las grandes empresas. Las Pymes, responsables de la mayoría de los empleos, quedan exceptuadas y reciben beneficios impositivos en caso de sostener o de incrementar los puestos de trabajo. Además, fomenta el empleo joven, en sintonía con la propuesta lanzada ayer por el Gobierno.

“El proyecto nuevo, que yo también firmé, es un aporte complementario. No implica restarle impulso al proyecto original”, agregó Moyano, y anticipó que llevará esta postura a una reunión que tendrá hoy la bancada que preside Graciela Camaño. En el encuentro chocarán dos posiciones. La de los diputados cercanos a los gremios, como Moyano, Héctor Daer y Carla Pitiot, contra la del sector más atento a los intereses de las empresas, como José Ignacio De Mendiguren, ex presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA). Más cercano al primer grupo también estarán Felipe Solá, Mónica Litza y Horacio Alonso. Del lado de De Mendiguren se va a alinear Marco Lavagna.

Antes de la reunión, Massa y Camaño ya definieron el rumbo a seguir: forzar al oficialismo a facilitar la aprobación de la propuesta alternativa, con la advertencia de que si no lo hiciera, el Frente Renovador avanzaría con el proyecto original de prohibición de despidos. De esa manera, el massismo se quedaría con el crédito de haber impulsado una política pública de protección del empleo y se mantendría como actor determinante en el Congreso. Sin los votos del interbloque UNA, no pueden aprobarse ninguna de las dos iniciativas.

“No hubo acuerdo con el Gobierno”, dijo Camaño a radio La Red, e indicó que la propuesta alternativa “tiene un tratamiento más quirúrgico del tema”. La diputada cree que el proyecto antidespidos está destinado al fracaso, porque el oficialismo tiene las herramientas para trabarlo y porque el Presidente ya anticipó que está dispuesto a vetar la ley.
Esa estrategia chocó con la posición de los diputados sindicales, alineados con la postura de las centrales obreras que se movilizarán el viernes. “Vamos a seguir adelante con el proyecto para frenar despidos”, sostuvo Daer, en declaraciones a FM Blue. “Yo tengo una visión para defender a los trabajadores y voy a avanzar en esa línea”, respondió respecto de las diferencias en el Frente Renovador.

Sergio Massa

Jefe del Frente Renovador

Volvió sobre sus pasos para contener las diferencias internas de su tropa, pero el ala sindical se resiste y se profundiza la grieta en su espacio

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments