RÍO GALLEGOS.- La inmensidad lo define todo en la Patagonia. El operativo policial que se inició ayer es, sin dudas, el más grande de la historia de Santa Cruz por el despliegue de agentes, los múltiples allanamientos, el secuestro de autos lujosos y porque promete revelar los secretos del empresario más poderoso que creció a la sombra del poder. Tejió vínculos cercanos con la familia Kirchner y ahora las revelaciones podrían complicar a quienes lo protegieron.

BÁEZ PRESO CARICATURA
La clausura de las oficinas de Libertad 141, el corazón de todas las empresas de Lázaro Báez, el secuestro de 15 autos lujosos de los galpones de la calle Güer Aike, el allanamiento en dos de sus estancias más preciadas y la clausura de un estudio contable son los primeros resultados de un operativo que empezó ayer y nadie sabe hasta cuándo se extenderá.

Anoche, el fiscal Guillermo Marijuan, que monitorea el operativo, ya lo calificó de exitoso. Reveló que vinieron por 40 oficios, pero se encontraron con que habían muchísimas propiedades más, que encontraron documentación en un estudio contable -al que clausuraron- y explicó que además de tasar los bienes, serán secuestrados los que sean lujosos.

El fiscal habló anoche, a poco de bajar del helicóptero de la Prefectura Naval, que lo trajo de regreso a esta ciudad desde la estancia Cruz Aike, a 60 km de El Calafate, hacia donde se había trasladado a media tarde. Si bien no dijo qué encontró en las estancias, detalló que se trataba de “propiedades importantes”, que sacaron fotos e hicieron “un relevamiento del metraje cuadrado”.

Marijuan precisó que se trataban de dos estancias. Si bien no las nombró, la otra estancia -además de Cruz Aike- sería Alquinta, a 100 km de esta ciudad, camino a Río Turbio. Ambas son de las 30 estancias que compró a lo largo de la década. Báez invirtió en remozarlas y las visitaba habitualmente. En el caso de Alquinta, ya había sido allanada en 2013, cuando trascendió que allí había trasladado el contenido de una bóveda ubicada en la Chacra 39, que luego reconvertiría.
Mientras el fiscal regresaba, en el galpón de Güer Aike 50, donde Báez alojaba los autos lujosos, había mucho movimiento. Los agentes pusieron en marcha 15 autos -Audi, Land Rover, Ford, Porsche- y los llevaron. “Hay muchos más autos adentró”, explicó un participante del operativo.

“Todas estas diligencias no solo tenían por objeto la búsqueda de dinero en efectivo”, aclaró Marijuan. También son para determinar qué bienes “existen en poder de los imputados, muebles e inmuebles” y que los “suntuosos” debían ser secuestrados.

En ese galpón encontraron el Audi 2013 que Martín Báez solía tener estacionado en su casa, y varios que recibieron el mote de “la flota negra”, autos a nombre de Báez y de Austral Construcciones. Sin embargo, el empresario kirchnerista cuenta con una flota de más de 900 autos, tal como lo reveló LA NACION en 2013. Los 15 autos secuestrados quedaron bajo la custodia de la Policía Federal.

Del operativo participan las cuatro fuerzas federales – Gendarmería, Prefectura, la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA) y la Policía Federal-, a las que se sumaron más de 30 peritos de la UIF y la AFIP, con sus perros entrenados para buscar dinero que llegaron desde Buenos Aires y Comodoro Rivadavia.

Marijuan empezó la tarea temprano y con algunos contratiempos, ya que quedó demorado en Comodoro Rivadavia ante el mal clima, lo que retrasó su aterrizaje en Río Gallegos. Antes del mediodía llegó al juzgado federal local, donde se reunió con las fuerzas de seguridad y ante ellos bajó un mensaje tranquilizador.

“Sean cautos, sean pacientes y discretos. Aquí la gente está muy sensibilizada”, les dijo, con tono contenedor, a los hombres que estarían a su cargo. “No tengo ningún apuro y tengo muchísima paciencia, sepan que estoy con ustedes, acompañándolos”, fue la frase que más resonó en el fiscal que investiga el caso que más inquieta a los Kirchner, desde que en 2013 se destaparan sus vínculos societarios y comerciales con el empresario preso.

Luego de alentar a los jefes de las fuerzas de seguridad, Marijuan ingreso al despacho del juez federal, que en Río Gallegos está vacante y es hoy subrogado por Calvete, juez federal de Ushuaia. A las 15.50, Marijuán partió raudo al aeropuerto para abordar un helicóptero que lo dejaría en la estancia Cruz Aike, a una hora de vuelo desde Río Gallegos. Subió junto a tres asistentes y dos perros de la AFIP.

Durante la mañana, las diligencias le permitieron determinar que el Grupo Báez tiene mucho más de 40 propiedades. “Porque hay inmuebles vinculados a empresas de los imputados, pudimos acceder al registro de la propiedad inmueble, de la provincia”, detalló, al explicar por qué calificaba de exitoso el operativo.

Como reveló LA NACION en 2013, sus hijos y varias de sus empresas tenían escrituradas 212 propiedades en Santa Cruz, entre estancias, lotes, viviendas, chacras y departamentos.

Cerca de las 20 y después de trabajar cuatro horas en Libertad 141, los agentes clausuraron con 15 etiquetas las puertas, ventanas y portones de la sede comercial de las empresas de Báez. No se retiró material. A las 21, salió el contador César Andrés y explicó que sólo cumplían con el procedimiento que la Justicia había requerido. Arte y parte de los negocios de Báez, Andrés es uno de los pilares de la estructura que hoy se investiga y que tiembla con pronóstico de terremoto.

Un emblema K tras las rejas

Báez sigue detenido y su situación judicial tiene varios frentes abiertos

Detenido desde el 5 de abril, Báez pasa sus días de recluso en el penal de Ezeiza, donde también están detenidos sus hombres de confianza Daniel Pérez Gadín y Jorge Chueco

Lavado de dinero a través de maniobras con la financiera SGI es la acusación contra Báez

Sobreprecios en las obras públicas es otro de los cargos por los que el empresario enfrenta decenas de causas

Comments

comments