RÍO GALLEGOS.- Noventa mil dólares en efectivo guardados en una valija, libros de colección de alto valor, bolsos con rastros de tierra y billetes sueltos, dólares con inscripciones de bancos extranjeros y cientos de propiedades que aparecen a su nombre y el de sus empresas. La Justicia encontró ayer, en el segundo día de allanamientos, las primeras pruebas que vino a buscar sobre Lázaro Báez en la causa en la que se lo investiga por lavado de dinero.

Estas pruebas empiezan a dibujar el mapa de dinero y bienes que el empresario más poderoso de la década kirchnerista acuñó en esta provincia y que LA NACION reconstruyó a partir de diferentes fuentes con acceso al operativo judicial más grande en la historia de Santa Cruz.
Las 40 órdenes de allanamiento inicial se triplicaron ayer después de que el Registro de la Propiedad Inmueble confirmó que el empresario y sus hijos tienen 150 propiedades. El dato es nuevo para la Justicia, que ayer evaluaba extender los procedimientos. Ya la información había sido revelada por LA NACION en diciembre de 2013, cuando a partir de documentos del Registro de la Propiedad Inmueble se pudieron detectar más de 206 propiedades del Grupo Austral, dato que se amplió a 212 bienes en los últimos años.

Marijuan brindó anoche una escueta declaración a la prensa en el portón de la Chacra 39 -uno de los domicilios allanados-, poco después de bajar del helicóptero que lo trajo de regreso a esta ciudad tras recorrer tres estancias en busca de posibles bóvedas o contenedores de dinero en efectivo.
Las estancias Cruz Aike, La Julia y Río Bote fueron el centro del operativo que incluyó una pala excavadora que revolvió terrenos que habían despertado la sospecha de los perros entrenados para detectar dinero, que se convirtieron en las imágenes más impactantes del día. Las tres quedan en la margen sur del río Santa Cruz y junto a tres estancias más fueron adquiridas por Báez en lo que fue la primer compra de empresas.

El fiscal explicó que iniciaron las tareas después de haber visto desde el helicóptero tierra revuelta. El operativo también se centró a partir de las indicaciones de dos testigos que llevaron a los investigadores hasta el lugar exacto en el que se sospechaba podía haber dinero enterrado, más aún después que los perros entrenados de la AFIP mostraron claras señales de haber encontrado algo.
El operativo se suspendió al llegar la noche pero continuará hoy. Marijuan afirmó que en las inmediaciones de esos campos se hallaron también “bolsos con restos de tierra” y fajos de dinero.

En Rio Gallegos

Mientras tanto, la capital provincial fue escenario de ocho allanamientos simultáneos. El hallazgo más trascendente son los 90.000 dólares dentro de una valija encontrada en una de las cuatro viviendas de la familia que fueron allanadas ayer. Desde las 8 se estableció una consigna de las fuerzas de seguridad a la espera de los agentes que relevarían las propiedades y los móviles de la policía empezaron a surcar la ciudad.

Libros de exploraciones patagónicas firmados por el autor Enrique Villegas
Libros de exploraciones patagónicas firmados por el autor Enrique Villegas

En la Chacra 39, los efectivos de la Policía Federal, de Gendarmería y de la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal, y de la Aduana ingresaron a las 17.20 para realizar la pesquisa, donde se dieron con una biblioteca con libros incunables, con valor histórico.

Entre los tomos originales que se encontraron había un tomo de “La Razón de mi Vida” autografiado por Eva Perón, o el “Viaje a la Patagonia Austral” firmado por el perito Francisco Pascasio Moreno, entre otros libros que se allaron y otros de la colecciones con relatos de la Patagonia.

La biblioteca ya había sido mostrada por Báez a los periodistas que recorrieron la chacra en 2013.

Los agentes que realizaron las pesquisas se mostraron sorprendidos por la ostentación que los llevaron a llamarlo a Marijuan quien recién bajaba del helicóptero.

La chacra ya fue allanada en el año 2013 por la causa de la bóveda después que un trabajador difundiera imágenes de la transformación de ese subsuelo en una cava de vinos.

Ni en la casa de Martín Báez, su hijo mayor y mano derecha en los negocios, ni en la de Leandro Báez -otro de sus hijos-, ubicada a pocas cuadras, los peritos no habrían encontrado información sensible. Sus dueños no estaban en casa, pero si dispusieron de seguridad privada en la puerta.

Durante los allanamientos judiciales no hubo roturas visibles en los ingresos y a simple vista mantuvieron el cuidado y la cautela que Marijuan les pidió.

Luciana Báez, otra de las hijas del empresario, fue la única que apareció en escena. Bajó de su camioneta Ford blanca a media mañana, mientras periodistas y agentes se agolpaban frente a la casa de su padre, justo a 50 metros de su residencia. Luciana no pudo evitar un rictus de disgusto al ver a la prensa apostada allí. Su casa, ubicada sobre la calle Alcorta no fue allanada, pero peor suerte corrió la de Melina, su hermana mejor, en Alcorta 150.

Se trata de un predio dos casas unidas y conectadas que supieron pertenecer al empresario Vittorio Gotti.

La primera escala fue el chalet color salmón de Martín Báez. No hubo forcejeos, puertas rotas ni discusiones, como en las películas. Los oficiales notificaron a los habitantes del hogar, que pronto colaboraron con el procedimiento.

La sede de Austral Construcciones también fue allanada, pusieron las franjas de clausurado en todos los ingresos, sacaron a la gente que estaba adentro y establecieron una custodia.

Sin embargo será extendido por varios días de la mano de la Policía Aeronáutica dado que se espera un relevamiento de todo el material de lo que hay en el interior de la compañía del empresario kirchnerista ahora detenido por la justicia por la causa de presunto lavado de dinero.

Comments

comments