Se enteró de la buena nueva en el viaje de vuelta de un acto en Almirante Brown, de boca del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y, casi en simultáneo, por un chat enviado por el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.
Sin lugar ni ánimo para festejos desmedidos, aunque satisfecho como todo el Gobierno por un desenlace que le permite ganar tiempo, el presidente Mauricio Macri ordenó ayer a sus espadas dentro y fuera de la Casa Rosada insistir con el discurso conciliador y acelerar esta semana el diálogo con el massismo y otras fuerzas políticas opositoras de cara al próximo miércoles, cuando la ley antidespidos que impulsó ayer sin éxito el kirchnerismo sea tratada junto a otros proyectos más cercanos a los deseos del Poder Ejecutivo.

“Ojalá que en estos días se siga dialogando. El desafío central es aumentar el empleo en la Argentina”, dijo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en Casa Rosada, dos horas después de conocido el fracaso del Frente para la Victoria en la convocatoria a sesión especial para tratar sobre tablas el proyecto de ley antidespidos. Acompañado por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, Peña embistió contra el FPV, que según él quiso “prepotear (la ley) de un día para otro”, pero tendió puentes con otros peronistas. No nombró esta vez a Sergio Massa, cuya actitud fue clave para que el FPV no consiguiera quórum, pero sí al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y recordó que el mandatario “tiene conciencia de que esta herramienta no colabora para crear trabajo “.

¿Triunfo político? “Triunfo va a ser cuando generemos más empleos. Ésta fue una muestra de que el kirchnerismo quiere poner palos en la rueda”, contestó Triaca a LA NACION en la sala de conferencias de la Casa Rosada. De todos modos, en Balcarce 50 ponían el énfasis en los llamados de Frigerio a “algunos gobernadores” y las charlas de Monzó con legisladores del peronismo opositor, a quienes explicaron que “la ley no sirve, que complica los planes de gestión del Presidente, y que si se sanciona va a terminar complicando a las propias provincias”.
Desde los despachos principales de Cambiemos en la Cámara baja la visión era similar. “Nosotros tuvimos una posición sólida, y Massa tuvo problemas internos. Luego de la declaración de los empresarios y algunos sindicalistas en contra de la ley no le quedó margen para jugar con el kirchnerismo”, reflexionó una autoridad macrista en Diputados.

¿Cuál fue la llave para que Massa consiguiera que casi ningún diputado diera quórum? “Le garantizamos que el miércoles que viene se van a debatir la ley antidespidos que viene del Senado y también su proyecto para ayudar a las pymes”, confesó una fuente que participó de las negociaciones con el massismo. Junto con esos dos proyectos, el Gobierno espera impulsar su norma de primer empleo para jóvenes de 18 a 24 años con ayuda de Massa y Diego Bossio, que esta vez jugó en tándem con el kirchnerismo.

“No hay mucho para festejar. Se ganó una semana, si hay modificaciones el proyecto antidespidos volverá al Senado y ganaremos una o dos semanas más”, resumía uno de los artífices del triunfo legislativo.

Operativo seducción

El operativo de seducción de opositores no se detiene: ayer, Frigerio firmó en Casa Rosada un convenio para construir viviendas con la gobernadora de Santiago del Estero, Claudia Ledesma Abdala. Más tarde estuvo en la ciudad de Paraná, Entre Ríos, por el mismo motivo y con el gobernador Gustavo Bordet.

Con Massa, las negociaciones en torno a su ley para beneficiar a empresarios pyme que tomen empleados de hasta 25 años y mayores de 50 fracasaron por su “alto costo fiscal”, afirmaron en el Gobierno. Pero las puertas del diálogo con él están abiertas, sostienen en el oficialismo.

El del miércoles, en tanto, será un día importante para el gobierno nacional: mientras Frigerio se reúna en Córdoba con los gobernadores para tratar la devolución de la coparticipación, los diputados tratarán los proyectos de empleo, acceso a la información, la devolución del IVA y un tema que se las trae: el proyecto para que el domicilio del ex ministro de Planificación Julio De Vido pueda ser allanado en la búsqueda de pruebas relacionadas con causas de presunta corrupción.

fuente LA NACIÓN

Comments

comments