EL CALAFATE.- Roy Madsen tiene 43 años, en su nombre reúne la historia de su familia y también de la tierra por la que lucha. Su bisabuelo Andreas Madsen, integrante de la comisión de límites llegó con el perito Francisco Moreno y decidió quedarse a poblar la Patagonia.
Fue el primer dueño de las tierras que ahora la justicia federal investiga cómo y de qué manera llegaron al empresario Lázaro Báez, después de que se denunciara que las mismas se encuentran en zona de litigio entre Parques Nacionales y la provincia de Santa Cruz.

Se trata de 74 hectáreas, de las cuales Báez tiene cinco, y que quedaron en un limbo interpretativo de leyes, que permitió que fueran vendidas a privados. Ahora la historia sale a la luz porque la Justicia puso la lupa sobre Báez.
Es un bosque paradisíaco atravesado por el río de las Vueltas, con una vista al cerro Chaltén, de una belleza sin parangón, ubicadas a dos kilómetros de la localidad homónima.

La tierra se encuentra dentro del lote 181, que en sus orígenes tenía 10.000 hectáreas y el gobierno argentino, a través de la comisión de Tierras y Colonias, le dio el permiso de uso a Andreas Madsen, poblador desde 1903.
Hace diez años que Roy Madsen vive en El Chaltén, logró recuperar la casa donde vivió su familia después de un largo litigio. Las tres hectáreas -de las 10.000 que tuvieron los Madsen- hoy son su hogar, y con un emprendimiento turístico busca revalorizar un apellido que siempre estuvo ligada a la historia de la Patagonia. Su tío abuelo Fitz Roy Madsen fue el primer guardaparque de El Calafate y su abuelo Pedro Madsen en la seccional norte que hoy es El Chaltén.

Un antiguo litigio

Sin embargo, para quienes conocen la historia, éstas siempre fueron tierras en un litigio sin fin entre Parques y la provincia.

“Yo me pongo a disposición de la Justicia para contar nuestra verdad como damnificado de esta situación, que ahora se conoce por esta causa, pero por la que estamos hace años luchando para que se esclarezca”, asegura el bisnieto de Madsen a LA NACION.

Cuando en 1937 se creó el Parque Nacional Los Glaciares, el lote 181 de Andreas Madsen quedó en un 99% dentro del predio del parque nacional. Sólo una fracción de 74 hectáreas fueron para la familia pobladora. Allí se quedaron. Y allí muere Andreas en 1965, creyendo que eso sería la herencia de su familia.

Según el relato de su bisnieto, en el año 1972, cuando se sancionó la ley 19.292, una interpretación de la norma permitió entender que el 100% de las tierras de Madsen pasó a la jurisdicción de Parques Nacionales. “La familia no se enteró se eso hasta que, en 1979, mi abuela Aída y su cuñada Ana Madsen quisieron poner a nombre de la familia las 74 hectáreas. Se encontraron con el problema entre lo que decía el decreto y la ley”, detalló Roy Madsen.

Una funcionaria del Consejo Agrario de Santa Cruz, Nelma Ogrizek, les ofreció una solución para poder escriturar la tierra. “Sin embargo, mi familia terminó perjudicada. Ogrizek era directora de Tierras y las 74 hectáreas que estaban intentando poner a nombre de la familia Madsen las puso a nombre de la hermana de la funcionaria”, relató Madsen.

Con mucho esfuerzo, la familia logró recién en la década del noventa que le reintegraran tres de las 74 hectáreas.

“Sobre el resto de las 71 hectáreas se emitieron títulos de propiedad de parte de la provincia. La funcionaria loteó y vendió las tierras”, explicó Madsen. Dentro de esas ventas, se encuentran las cinco hectáreas que compró Báez y ahora la Justicia investiga. Toda la operación ocurrió hace 40 años. El Chaltén se fundó en 1985, pero las autoridades municipales y el Concejo Deliberante, que fue allanado ayer, apenas tiene seis meses de existencia.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments