Con la mirada en el Congreso, Mauricio Macri se preparaba ayer para vetar la ley antidespidos. Para determinar las precisiones del rechazo, los colaboradores del Presidente esperarían a examinar el texto que saliera del Parlamento, aunque si la ley fuera la que impulsaba el kirchnerismo el veto sería total.

“Somos respetuosos y está ocurriendo el debate parlamentario y veremos qué se sanciona. Vamos a esperar hasta que termine la sesión y a partir de allí ver que sale”, dijo anoche el jefe del Gabinete, Marcos Peña.
Un alto funcionario confió a LA NACION que si el texto fuera el del Senado “la redacción está muy entrelazada entre la suspensión de los despidos por 180 días y la doble indemnización y por ende no habría manera de vetar una cosa sin la otra y en ese caso el veto sería total”.

Hasta hace algunos días, Macri analizaba vetar sólo la doble indemnización y dejar en pie la suspensión de los despidos que se quedaría sin el elemento punitivo y por lo tanto la volvería inocua.
Pero ahora se evalúa en la Casa Rosada que la sola suspensión de los despidos provocaría igualmente una reacción adversa de los empresarios: frenarían la creación de puestos de trabajo ante el temor fundado de que los despedidos recurran a la Justicia para ser reincorporados.

Para el Gobierno, la ley ahuyentaría a los capitales y frenarían sus decisiones de invertir en proyectos productivos y de incorporar mano de obra. Y esto se produciría justo en el momento en que el Presidente cree que hay interés empresario de invertir en el país.
Macri podría tomarse parte de los diez días de plazo que la Constitución le otorga para vetar la ley. No lo haría necesariamente apenas llegue el texto final desde el Parlamento. No se sabe a ciencia cierta si será hoy mismo o tardará unos días.

Podría darse un plazo de análisis para dictar un veto con un mensaje que contemplaría el aspecto técnico, comunicacional y político.

“El campeonato no se juega en esta ley. El peronismo, el kirchnerismo y el massismo lo juegan como si fuera la final. Hay otros partidos que se juegan; los anuncios, las inversiones, los gobernadores y sus necesidades y las obras públicas. No es siquiera la semifinal. La gente está mirando otras cosas”, reflexionó uno de los hombres de Macri.

El equipo que asesoraría al Presidente para el veto estará compuesto por Peña, los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Producción, Francisco Cabrera, y el secretario legal y técnico, Pablo Clusellas.

Parte de la incertidumbre de anoche radicaba en que Macri no descartaba que el proyecto finalmente sufriera cambios y debiera regresar al Senado para su revisión.

El macrismo desistió de un acuerdo con el Frente Renovador, de Sergio Massa. Macri está ofuscado con el massismo y no quiere darle oxígeno político. En cambio, se complacería de vetar de plano una ley kirchenrista. El Presidente presiente que la ley sólo responde a la pelea interna del peronismo y a una supuesta intención de ponerle palos en la rueda a su gestión de cinco meses. Y por ello, el veto sería una respuesta política.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments