RÍO GALLEGOS.- Los gremios estatales de Santa Cruz llevaron su protesta a los jardines de Casa de Gobierno. Desde ayer a la medianoche se encuentran instalados con carpas en reclamo de aumentos salariales que, hasta ahora, la gobernadora Alicia Kirchner solo dio en cuenta gotas y a algunos gremios.
La ofensiva contra la cuñada de Cristina Kirchner está encabezado por la Mesa de Unidad Sindical, una confluencia de docentes, judiciales, municipales, profesionales de la salud y estatales representados por ATE, que se instalaron por tiempo indeterminado en los jardines de ingreso a la gobernación.

A diferencia de otros años, cuando los gremios empezaron a soldar la estructura de hierro de la carpa, no se presentaron policías a impedirlo. La fuerza pública ya cerró un aumento salarial con el gobierno, que ronda entre el 19% y el 22% que llevó a $ 19.500 el salario del agente recién ingresado a la fuerza.
Hoy se sabrá, en tanto, si prospera la denuncia del gobierno contra los gremios estatales por el acampe, el impedimento del acceso a la Casa de Gobierno y supuestas agresiones, presentado ayer por la ministra secretaria general de la Gobernación, Claudia Martínez.

“Nuestra presencia será permanente hasta que el gobierno reincorpore a los despedidos de Desarrollo Social y se reabran las paritarias”, afirmó anoche a LA NACION Alejandro Garzón, secretario general de ATE, cuyo gremio rechazó el aumento que sí aceptaron otros sindicatos estatales cercanos a Alicia Kirchner. La propuesta significó un aumento de $ 1200 para todos los agentes por igual. ATE reclama una remuneración básica de $ 16.000 para la categoría más baja y un aumento del 60 por ciento. “Hoy la categoría 10 gana $ 7800 y ese sueldo está por debajo de la línea de la pobreza. Hoy aquí se debate entre comer o pagar el alquiler”, afirmó Garzón.
Para el dirigente sindical, la conflictividad es aún mas grave que la que se vivió en 2007, que terminó con la renuncia del gobernador Carlos Sancho. “Ahora la discusión no es sólo por lo salarial: se viven fuertes problemas sociales, que son un arrastre de años”, afirmó el dirigente de ATE. Agregó que se quedaron sin interlocutores, porque de parte del gobierno “sólo hay silencio”.

Mientras tanto, el gremio docente que realiza medidas de fuerza por 48 y 72 horas desde el inicio de las clases, anoche resolvió ampliar hasta hoy el paro previsto inicialmente por tres días. Ayer el gobierno propuso un 5% más de aumento a aprtir de julio, que totaliza un 15% de mejora, lejos del 45% solicitado desde el inicio de las medidas por el gremio.

“Si no hay respuestas, voluntad e interés, la respuesta de los docentes estará en la calle y si 90 días de protestas y advertencias no han servido para que el Poder Ejecutivo analice con cuidado y criterio nuestra posición gremial, ellos están en un problema”, afirmó Pedro Cormack secretario general de la Asociación Docente de Santa Cruz.

El secretario general de los docentes consideró que el gobierno de Alicia Kirchner se mostró ausente y despreocupado “debemos entender que lo que menos le importa es la educación. Da la sensación de que el gobierno provincial vive en una burbuja y creo sinceramente que se está por romper en Santa Cruz y nadie va a poder decir que no lo hemos advertido con anticipación”.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments