Uno de los datos que más llamaron la atención en los festejos de ayer fue el enorme operativo de seguridad montado en las inmediaciones de la Plaza de Mayo. El gobierno de Mauricio Macri cerró todos los accesos a la plaza e impidió de ese modo que llegaran varias organizaciones de izquierda que iban a protestar contra las medidas recientes de la administración.
Pero las prevenciones se habían activado mucho antes del acto, a partir de la detención de seis sospechosos en Belgrano, que generó un “malentendido” entre la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y la Policía Federal de la ciudad, que desde enero pasado está a cargo del jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta .

“Sabemos que estamos en un momento en el que todos los días hay una provocación. Hoy, a las 5 de la mañana, en Belgrano, agarramos un auto con seis personas con bombas molotov y un montón de elementos, que uno tiende a pensar que iban a la Plaza de Mayo”, sostuvo Bullrich en declaraciones a Radio La Red.
Pero en un comunicado de prensa del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Martín Ocampo, se informó que los sospechosos fueron apresados cuando “intentaban incendiar un Peugeot 408”. No se descarta que sea un grupo de “quemacoches” o de personas que están en contra de Uber, la aplicación para pedir autos de alquiler.

Bullrich explicó que el fuerte operativo en torno de la plaza no se vinculó a la detención de desconocidos con bombas molotov de ayer por la mañana. “La Gendarmería y la Policía Federal ya estaban desde ayer a las 22”, dijo la ministra a LA NACIÓN.
“Nuestro análisis es que no quieren dejar que el Presidente pueda tener un contacto normal y cotidiano con la gente y cada vez que anuncia un acto se meten y organizan jornadas, protestas, carpas o lo que sea”, agregó. La información que tenía Seguridad apuntaba a la posibilidad de que grupos como Quebracho buscaran provocar desmanes. “Entonces, frente a la amenaza, accionamos cuidando al Presidente. El operativo fue previo al acontecimiento del auto”, aclaró.

El hecho ocurrió ayer a la madrugada en O’Higgins y Arias, en Núñez, y fue advertido por personal de la comisaría 35a. de la Policía Federal de la ciudad.

Según el comunicado de prensa, “los detenidos estaban junto a un Renault Megane taxi donde encontraron una bolsa plástica con mecheros caseros hechos con latas de gaseosa cortadas con estopa en su interior. Además, hallaron una gomera de metal y bulones de rueda con una banda elástica que apretaba un papel blanco con la inscripción «tenemos tu patente esto recién empieza», una caja de fósforos grande y un guante de cuero”.

Los investigadores presumen que los sospechosos primero utilizaban los bulones para romper el vidrio de un rodado y amenazar a los dueños de los autos para luego prenderlos fuego.

“En el interior del Peugeot había una botella de Levité con nafta y un bidón con el mismo combustible. Además de elementos contundentes, como una manopla de hierro negro, un bastón extensible y gas pimienta”, agregaron en el comunicado de prensa. Los seis sospechosos son mayores de edad y quedaron a disposición del juez de instrucción porteño Santiago Quian Zavalía, a cargo de la causa.

El jefe del Ejecutivo porteño, Horacio Rodríguez Larreta, admitió que el Gobierno decidió cerrar la Plaza de Mayo al público “por seguridad” y advirtió que las personas que protestaban en las inmediaciones de la Catedral Metropolitana antes del tedeum “son una pequeña minoría”. “Se decidió vallar por seguridad. Acá hay un mecanismo de seguridad que se coordinó con el gobierno de la ciudad y con Nación. Acá no sé si hubo amenazas, siempre hay que estar precavidos”, relató.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments