El titular de Fiat Auto de Argentina, Cristiano Rattazzi, reclamó al Gobierno cambios en materia tributaria, así como la eliminación de regulaciones y una mayor eficacia en la lucha contra la inflación. Y dijo que el tipo de cambio es sólo una “variable” para incrementar la competitividad frente a países vecinos.

“La mejora de la competitividad, para que sea duradera en el tiempo, exige fuertes inversiones en infraestructura y servicios, en políticas de corrección de distorsiones impositivas, eliminación del flagelo inflacionario y regulaciones que sólo implican sobrecostos”, señaló el empresario. “(Esa mejora) depende de mejoras sustanciales de la productividad, no de una sola variable como el tipo de cambio”, agregó.

Rattazzi recordó que la fábrica de Fiat en Córdoba tendrá una inversión “superior a los 500 millones de dólares” para su modernización y también para el lanzamiento de un nuevo auto mediano.

Las automotrices están pendientes de la negociación del acuerdo sectorial entre Argentina y Brasil, que vence el 30 de junio. Brasil, cuyas compras de autos argentinos se derrumbaron en los últimos dos años, está reclamando a la Argentina un convenio con mayor flexibilidad, a fin de poder exportarnos más vehículos. Rattazzi abrió el paraguas: “Esperemos que prospere la cordura para que, al menos, privilegiar la producción para atender al mercado doméstico no sea un agravante”, dijo.

En realidad, las automotrices tienen una posición ambigua en este terreno: por un lado, son conscientes de que una invasión de autos brasileños representaría un serio compromiso para los puestos de trabajo en las fábricas locales. Pero por el otro lado, las importaciones brasileñas les están dejando un margen de ganancia suculento, debido a la disparidad entre el peso (que para los industriales está apreciado en no menos de 20%) y el real, que se depreció fuertemente en los últimos 18 meses.

“Ojalá vayamos recuperando niveles de competitividad y vayamos negociando y cerrando acuerdos con otros países y regiones, de manera que exportar a otros destinos no sea una utopía y no quedemos presa de la situación coyuntural de nuestro vecino y principal socio, Brasil”, apuntó Rattazzi en el lanzamiento de la pick-up Fiat Toro. El modelo, que se produce en la planta brasileña que la automotriz tiene en Pernambuco, es una pick up de la categoría liviana, pero con una capacidad de carga de una tonelada, que la acerca a las camionetas rurales. Comenzará a ser vendida en las concesionarias locales en los últimos días de junio.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments