El proyecto del Gobierno de blanqueo y pago a jubilados enviado al Congreso incluye también una amplia moratoria de los principales impuestos nacionales, con un descuento del 15% sobre el capital si la deuda se paga al contado o de 60 cuotas con un interés máximo de 18% anual.
Así surge del texto de la iniciativa de 94 artículos de “sinceramiento fiscal”, que ingresó anteanoche a la Cámara de Diputados, donde hoy se iniciará su tratamiento en comisión, y que permitirá blanquear capitales a todas las personas no condenadas por delitos de evasión. Están incluidos prominentes empresarios ligados tanto al kirchnerismo como al macrismo (mencionados en los Panamá Papers) y las cuentas investigadas por la causa de fondos no declarados en Suiza.

La “regularización excepcional de obligaciones tributarias, de la seguridad social y aduaneras”, o moratoria, permite pagar en términos favorables todos los impuestos no ingresados, a partir de la sanción de la ley al 31 de marzo de 2017. Y también las obligaciones que estén en discusión administrativa o judicial.

Esto último, si el demandado renuncia a cualquier acción y paga las costas; también, las deudas prescriptas pero denunciadas judicialmente por la AFIP.

De hecho, el artículo 52 dice que el ingreso a la moratoria suspende las acciones penales tributarias y aduaneras en curso y la interrupción del curso de prescripción penal, mientras que la cancelación de la deuda “producirá la extinción de la acción penal”, si no hay sentencia firme previamente.

Los que adhieran a esta iniciativa gozarán de la exención de las multas y sanciones previstas en las leyes 11.683, 17.250, 22.161 y 22.415 que no estuvieran firmes al momento del acogimiento; del 100% de los intereses resarcitorios y punitorios para los autónomos, y de una cifra que disminuye a medida que se retrocede en el período fiscal considerado, para el resto de los contribuyentes.

Las personas que ingresen a la moratoria podrán cancelar su deuda con un descuento del 15% sobre capital e intereses si lo hacen al contado, o en un plan con un pago a cuenta del 5% de la deuda y un saldo de 60 cuotas con un interés de financiación del 1,5% mensual. Estas cuotas se podrán cancelar en forma anticipada. También se permite regularizar las obligaciones fiscales vencidas al 31 de mayo de 2016 que hayan sido incluidas en anteriores planes de pago. No se pueden computar los impuestos ingresados por facturas apócrifas.

Por otro lado, el “régimen de sinceramiento” ratifica, como informó LA NACION la semana pasada, que el impuesto a los bienes personales pasará a ser pagado a partir de los $ 800.000 este año, $ 950.000 el próximo y $ 1.050.000 en 2018, mientras que se eliminará en 2019. Ese mismo año se derogará también el impuesto a la ganancia mínima presunta.

Además, en el caso de Bienes Personales se fija una alícuota decreciente del 0,75% para el actual ejercicio fiscal, del 0,50% para el próximo y del 0,25% para 2018. Además, se pasará a pagar sobre el excedente de los mencionados pisos y no sobre el total de los bienes.

También se ratificó el “régimen para cumplidores”, por el cual se los exime, si cumplieron con sus obligaciones en los dos períodos previos a 2016 -en forma completa, por lo cual no pueden haber adherido al anterior blanqueo ni a planes de pago previos-, del pago de Bienes Personales para 2016, 2017 y 2018. Los anticipos que se ingresen antes de la sanción de esta norma legislativa podrán ser computados luego como pago a cuenta de Ganancias o del monotributo. No se incluyó finalmente el premio para la reducción de los anticipos de Ganancias, como se había anunciado la semana pasada, para los cumplidores.

El abogado tributarista Diego Fraga señaló que “es inédito que en nuestro país se brinde un beneficio a los contribuyentes cumplidores; no obstante, tienen sabor a poco frente a los grandes beneficios que se pretenden dar a los que blanquean”.

También se ratifican las alícuotas que trascendieron para el blanqueo de capitales: de 0% hasta los $ 305.000; de 5% para la compra de inmuebles y capitales hasta $ 800.000, y de 10% para los montos mayores (suma que sube a 15% el 1° de enero). En lugar de efectivo, esta última alícuota se puede pagar por medio de los títulos Bonar 17 o Global 17, pero en ese caso la tasa pasará a ser del 12%. Podrán blanquearse existencias en pesos, divisas y bienes y no existirá la obligación de ingresarlos al país.

Hasta US$ 40.000 millones

Los fondos derivados del blanqueo -que el Gobierno calculó en forma premeditada en US$ 20.000 millones, pero que en realidad podrían llegar a US$ 40.000 millones según estimaciones de la city- serán derivados a la Anses para el pago de losjuicios a los jubilados.

Se pueden blanquear hasta US$ 500.000 en efectivo -que quedarán inmovilizados por seis meses- o mediante la suscripción de dos bonos, en cuyo caso no se pagará ninguna alícuota. Los títulos en este caso serán intransferibles y con dos plazos: a 3 años, sin pago de intereses, o a 6 años, sin pagar intereses los primeros 2 años y luego con una retribución del 5% anual.

Se excluye del proyecto a los funcionarios políticos hasta el rango de directores nacionales, embajadores, personal de las fuerzas armadas, de las fuerzas de seguridad y de inteligencia, rectores o decanos de universidades nacionales, funcionarios encargados de otorgar habilitaciones administrativas, aquellos que integren organismos de control de los servicios públicos privatizados, comisiones de adjudicación de licitaciones, o participen en decisiones de licitaciones o compra del Gobierno.

La exclusión de funcionarios, decidida anteayer a última hora a instancias de la UCR y la Coalición Cívica, no terminó de cerrar las diferencias en la alianza Cambiemos en torno a los alcances del blanqueo. Al respecto, la diputada Elisa Carrió dijo ayer a LA NACION que buscarán ampliar los límites de la medida. “Ahora vamos por los jueces, los legisladores y los contratistas del Estado”, confió la líder de la CC.

Por otra parte, no se permite la regularización de dinero o títulos en países de alto riesgo o no cooperantes para el GAFI.

Se ratifica el secreto fiscal de quienes acceden al blanqueo, con la correspondiente sanción económica para quienes lo violen, luego de las filtraciones registradas en el blanqueo 2013-2015, en la última gestión kirchnerista.

Se crea una comisión para la reforma tributaria con la participación de 15 diputados y 15 senadores, que deberá realizar en un año un informe. El proyecto comenzará a ser debatido mañana en un plenario de comisiones de la Cámara baja, con la presencia de varios funcionarios del equipo económico.

Condiciones y requisitos

Qué dice la letra chica del “régimen de sinceramiento”

Incluidos en la iniciativa

Pueden sumarse al blanqueo todas las personas no condenadas por delitos de evasión

Quita de sanciones

Ingresar a la moratoria suspende acciones penales y aduaneras; cancelar la deuda “produce la extinción de la acción penal”

Descuento

Si se abona al contado, se accede a un descuento del 15 por ciento sobre capital e intereses

Plan de pago

Otra forma de cancelar las obligaciones es plegándose a un plan con un pago a cuenta del 5% de la deuda y 60 cuotas con 1,5% de interés mensual, por el saldo

Alícuotas

Hasta $ 305.000, la alícuota será del 0%; para compra de inmuebles y capitales hasta $ 800.000, del 5%; para montos mayores, será del 10% (y subirá al 15% desde enero de 2017).

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments