Florencia Kirchner recibe todos los meses en su departamento porteño una boleta a nombre del ex secretario de Cultura Jorge Coscia, el anterior dueño. Nunca hizo el cambio de titularidad ante la Ciudad. Es apenas una irregularidad entre tantos desmanejos. La compra de esa vivienda, de unos 200 m2, esconde otro detalle hasta ahora desconocido. En la operación no intervino Florencia, ni Máximo, y mucho menos la ex presidenta. La compra estuvo a cargo de la sobrina de Cristina, Romina Mercado, según consta en documentos oficiales a los que accedió Clarín.

El departamento de Florencia, en la zona de Constitución, quedó en la mira de la Justicia a partir de una denuncia de la diputada Margarita Stolbizer. Ahora integra la causa Los Sauces, que investiga los alquileres a las empresas de Lázaro Báez y Cristóbal López.

La compraventa se concretó el 11 de junio de 2015. Coscia le vendió la unidad funcional 5 de San José 1111 a Los Sauces. En la operación estuvo presente Romina Mercado, la hija de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner. Los documentos detallan que lo hizo “en su carácter de presidente del directorio” de la sociedad, según una asamblea del 18 de marzo de ese año. En efecto, la sobrina de Cristina se hizo cargo del directorio de Los Sauces para reemplazar a Máximo.

Mercado también preside la sociedad Hotesur. Cristina la adoptó como la cara visible de sus negocios inmobiliarios. No le fue mal: en los últimos cinco años aumentó su patrimonio un 663%. Desde enero de este año, su madre también la cobijó en Santa Cruz. Su curriculum se completa con un dato sugestivo: fue empleada de Cristóbal López en la empresa Inversora M&S.

Esta semana se cumple un año de la compra del departamento. Sin embargo, las boletas de ABL siguen llegando a nombre de Coscia. En los documentos oficiales también figura que el ex secretario de Cultura le había comprado esa propiedad a Oscar Rodríguez Do Campo.

Florencia había elegido ese coqueto departamento, de cuatro habitaciones, para vivir con su hija y su ex pareja, Camilo Vaca Narvaja. La realidad cambió con su separación. En los últimos meses también frecuentaría un barrio cerrado de la zona norte, donde consiguió la intimidad que buscaba.

El departamento integra el patrimonio de Los Sauces. El resto de los inmuebles terminaron en manos de López y de Báez. “Esa sociedad es clave para desentrañar el circuito del dinero de la familia Kirchner y su relación con los dos empresarios”, dijo ayer la abogada de Stolbizer, Silvina Martinez. La investigación recién comienza.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments