En una suerte de balance de los primeros seis meses de gestión de Cambiemos, la vicepresidente Gabriela Michetti aseguró que con la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada el país logró dejar atrás “una mentira”, en relación al modelo económico del kirchnerismo. Además, afirmó que el Presidente recibió una economía con peores indicadores que los que llevaron al estallido de la crisis de 2001.
“La economía que encontramos estaba peor que la de 2001 en muchos indicadores”, remarcó la vicepresidente en una extensa entrevista con el diario El Tribuno, de Salta.

Respecto del segundo semestre, Michetti se mostró optimista y reconoció el impacto social de algunas medidas dispuestas por Macri como el aumento de tarifas: “Siempre dije que lo que estábamos viviendo era un momento probablemente de los más difíciles que tengamos que vivir, porque obviamente cuando uno sale del populismo duele”, indicó.
“Resulta que vamos en el túnel y vemos todo oscuro y algunos se empiezan a preguntar si iremos bien. El segundo semestre es el momento en el cual aparece la luz en el túnel allá lejos, pero seguís en el túnel”, añadió.

Tras señalar que algunas señales como “la mano de obra de la construcción” pueden generar en los próximos meses “un alivio o una reactivación, porque para el crecimiento de la economía si tenemos que esperar hasta el año que viene”.
Ante la pregunta de cuándo podrá verse una mejora palpable en el bolsillo de la gente, Michetti dijo que en el momento en que “empecemos con la obra pública en la calle y con su mano de obra, cuando empiecen las inversiones que ya están anunciadas”.

“Ya en 2017 vamos a empezar a sentir eso, no sé si será en enero o en febrero, pero será bastante pronto”, apuntó.

La herencia

Al ser consultada sobre los funcionarios del Gobierno habían abusado de responsabilizar a la gestión anterior por el estado en que encontraron la economía, la vicepresidenta afirmó: “Yo casi ninguna vez hablo de la herencia recibida, lo que sí planteo es que hemos salido de una mentira. Hablo de una situación en la que llegamos y nos encontramos que había deudas por el siete por ciento del PBI, una cosa delirante”.

“No teníamos cómo saldar las deudas porque no había un peso en las reservas. Nos encontramos con una economía que estaba en muchos indicadores peor que la de 2001. El endeudamiento interno era peor que el de 2001”, añadió.

Respecto de las críticas a las medidas económicas del Gobierno, la vicepresidenta aseguró que la Casa Rosada está en el buen camino. “Cuando vos tenés la crítica por izquierda y por derecha te das cuenta que estamos eligiendo un camino por el medio, que nunca se hizo la Argentina”, dijo.

“Lamentablemente las cosas se hicieron tan mal durante tantos años al punto tal que cuando llegamos pagábamos el ocho por ciento del costo, pasamos a pasar ahora el treinta por ciento del costo y todavía estamos muy lejos de lo que pasa en Brasil y en Chile. Esto quiere decir que estamos haciendo las cosas gradualmente”, considerò.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments