Con el argumento de que el dictado de la cautelar por parte de la la jueza en lo Contencioso Administrativo Federal Claudia Rodríguez Vidal contiene “errores de fondo y de procedimiento”, Ricardo Echegaray apelará hoy ante la Cámara de ese fuero la suspensión por tres meses en su cargo como titular de la AGN. La reacción previsible del ex jefe de la AFIP, procesado por el juez Claudio Bonadio por los presuntos delitos de falso testimonio y violación de secreto durante su gestión en ese organismo, no diluyen la percepción dominante en el ámbito político sobre sus dificultades crecientes para recuperar su sillón al frente de la Auditoría. Hasta los referentes del peronismo dan como un hecho su salida, más allá del apoyo formal del partido y la postergación del nombramiento de su sucesor mientras transcurran los pasos judiciales de su defensa.

El macrismo insiste en que ya hizo su parte con la resolución firmada por Gabriela Michetti -titular del Senado- y Emilio Monzó -su par de diputados- para removerlo, el peronismo se limita a esperar con apoyos a cuentagotasy el resto de los auditores se preparan para avanzar con un Colegio integrado por seis miembros.

“Qué él haga lo que tenga que hacer, que se defienda, y después veremos. No podemos hacer nada, hay que esperar porque nadie le puede quitar ese derecho, pero sabemos que no tiene salida”, dijo anoche a Clarín un encumbrado dirigente del PJ, que adelantó que el partido respetará lo expresado en el segundo de los comunicados sobre Echegaray -lo dejó más conforme que el primero, demasiado liviano- en referencia a que no avanzará en la designación de otro presidente de la AGN -le corresponde por ser el partido opositor con mayor representación parlamentaria-, aunque ya arrancó la carrera y la rosca por ese cargo. En ese segundo pronunciamiento el peronismo concedió incluir “todas las instancias de la defensa” antes de aceptar la remoción, en línea con la estrategia de Echegaray de llevar su reclamo hasta la Corte Suprema.

“Nosotros no tenemos que hacer más nada, ya hicimos lo que teníamos que hacer y para el Congreso está removido”, ratificó una de las espadas legislativas del PRO, que de paso aprovecha para tirarle la pelota al peronismo y generarle cierto desgaste por mantener la controversia al no nombrar a un sucesor.

La resistencia de Echegaray no implicaría en principio un freno a la actividad del organismo. “No se va a paralizar la auditoría. Hay un plan de trabajo aprobado para seguir y en el Colegio también podemos sesionar, con seis miembros o los suficientes para que haya quórum”, aseguró uno de los integrantes, cuya próxima reunión quedó prevista para el 29 de junio. Los auditores tendrán un encuentro informal esta semana, la próxima reunión del Colegio quedó prevista para el 29 de junio y ese día Javier Fernández, referenciado en Miguel Pichetto, podría ocupar la presidencia por tratarse del funcionario con mayor antigüedad aunque peronistas y radicales coincidieron en mostrarse cautos y no adelantarse, en tanto para ese momento “ya estaría más clara” la situación de Echegaray. El Colegio se compone de cuatro peronistas, dos radicales y uno del Frente Renovador.

“La cautelar fue dictada en forma muy apurada y con errores de fondo y de procedimiento. El Congreso pidió que se notifique a Echegaray, no lo hizo y nos enteramos por los medios, por lo que no hubo derecho a la defensa”, dijo anoche a Clarín un colaborador del ex director de la AFIP al tanto de su estrategia judicial, y consideró “muy llamativo” que Bonadio lo procesara el jueves, que esa noche Michetti yMonzó firmaran la resolución para removerloy que al mediodía siguiente Rodríguez Vidal lo suspendiera, un rato después de que Echegaray presentara un amparo contra su destitución.

En la serie para instalar sospechas también incluyó las declaraciones de Elisa Carrió el miércoles por la noche, en el canal TN, de amplia repercusión por haber cruzado con dureza a Michetti por haber avalado la designación a principio de año. Entre hoy y mañana, Echegaray presentará también por intermedio de su abogado León Arslanian la apelación al procesamiento de Bonadio.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments