Decidieron no hablar más de la causa, porque las diferencias son cada vez más profundas. Lázaro Báez y su hijo Leandro están divididos por las decisiones que cada uno toma con sus respectivos abogados. La comunicación no se cortó, pero sí excluyeron de las conversaciones todo lo referente a la causa conocida como La Ruta del Dinero K. El fin de semana, el empresario K expuso su preocupación por la situación judicial de “Leo” como lo llaman en la familia, “a este paso a va terminar preso si sigue así”, dijo en tono molesto. Su hijo está decidido, y apunta directamente contra las responsabilidades de Cristina Kirchner y no oculta su enojo porque “su padre es el único detenido”.

Leandro Báez cumplió 27 años ayer cuando su padre cumplió dos meses en el Penal de Ezeiza. Sin contacto con Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari, abogados del empresario K y su hermano Martín, decidió avanzar con sus propios representantes: Santiago Viola y Claudia Balbín. “Veía que las cosas no avanzaban y que culpaban sólo a su padre y que es el único preso y pensaba que eventualmente podría pasar con su hermano y con él”, señalaron desde el entorno del menor de los hijos varones de Lázaro al explicar el porqué de su defensa.

La determinación más firme de Báez hijo, es señalar las responsabilidades institucionales de la ex Presidenta y parte de su gabinete. El camino que tomó con la recusación del juez Sebastián Casanello, planteo que reiteró el lunes con un nuevo escrito ante la Cámara Federal, inquieta cada vez más al empresario K.

“Va a terminar preso si sigue así”, dijo sin vueltas Lázaro -en tono molesto- desde el Penal, en una conversación que mantuvo los últimos días. Visiblemente desmejorado en su aspecto, oscila entre el enojo por la decisión de su hijo y el apoyo por elegir defender con su estrategia, a sus hermanas y a su madre que permanecen en Río Gallegos. Sin embargo, persiste su temor a que Leandro “no logre sostener sus acusaciones” y que ello derive en una indagatoria y posterior procesamiento. Es lo que siempre quiso evitar.

La defensa de Leandro, pese a la constante preocupación de Báez, está convencida que la dirección tomada es la correcta y que lo mejor “que le puede pasar a Lázaro, Martín y Leandro” es un “juez imparcial”. Descartan que en el marco de los escritos la Justicia avance sobre el hijo del empresario K. No descartaban que cómo estaba yendo la causa, el juez Casanello “termine en Leo en cualquier momento, primero avanzando más sobre Martín, entonces prefirió anticiparse y demostrar que no son responsables de los delitos por los que inculpan a su padre y hermano”, explicaron a este medio desde su entorno.

Pese a la convicción que reina en la defensa del joven empresario, Lázaro que aún guarda silencio respecto a su vínculo con Cristina Kirchner, reitera en cada conversación su miedo por el alcance de las decisiones de su hijo. Intentó convencer a su hijo varias veces por teléfono y no tuvo éxito. Hablan asiduamente, pero ya no de la causa “tienen visiones diferentes, qué sentido tiene pelear a 3.000 kilómetros, se dan apoyo”, contó uno de los asesores de Leandro.

Lázaro no conoce con antelación los pasos que da su hijo en la Justicia, el lunes apenas ingresó a los Tribunales de Comodoro Py estuvo expectante por el escrito que Viola y Balbín presentaron. “Teme que no tengan sustento jurídico y que complique la situación de Leo”, repiten allegados al empresario K.

La familia Báez, tiene visiones contrapuestas respecto a las presentaciones que realizan los abogados, pero también, difieren al momento de considerar las consecuencias de los escritos que el menor de los hijos varones presentó. Hoy la mayor preocupación de Làzaro.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments