Por efecto de la inflación que superó la evolución de los salarios, la capacidad de compra de las familias se redujo un 11% en mayo con relación al mismo mes del año pasado. Así, mostró un ritmo de deterioro mayor al que había observado en abril (-9,5%) y también al primer trimestre del año (-4,6%), según un relevamiento de FyE Consult.

Este indicador toma en cuenta el nivel de crédito disponible para las familias y también el nivel de ingresos, según los datos oficiales, explicó Hernán Hirsch, director de la consultora.

Según el analista, “el marcado deterioro de la capacidad de compra de las familias obedeció al fuerte incremento de los precios domésticos, que alcanzarían niveles del 42% en mayo, claramente muy superior a los valores observados en abril (40,5%) y diciembre último (27,1%)”. También, al debilitamiento de la demanda de trabajo, que presentó una merma del 0.4% en el caso de los asalariados privados formales entre noviembre y marzo último.

Otro aspecto a considerar en la disminución de la capacidad de compra, es “la postergación de las paritarias, que está moderando el ritmo de incremento salarial interanual”, según el analista.

Hirsch explica que también influyó en la merma de la capacidad de compra, “la política monetaria contractiva adoptada por el Banco Central que retrajo la demanda y oferta de crédito a las familias, al pasar del 37% al 29% entre noviembre y mayo último.

Esta caída de la capacidad de compra de las familias coincide con la retracción del consumo que se reflejó en los datos de CAME. En efecto, las ventas minoristas registraron una disminución del -9,2% en mayo, siendo ésta la caída más pronunciada del año. En marzo, la merma fue del -5,8% , mientras que en diciembre último aumentaron un 3,1%.

En cuanto a la evolución de la capacidad de compra, FyEConsult opina que “teniendo en cuenta el comportamiento inercial de los precios domésticos, que seguramente va a registrar en los próximos meses incrementos interanuales superiores al 40%, la postergación de los incrementos salariales, y el menor dinamismo que presentará el crédito al sector privado en los próximos meses, no prevemos una recuperación en las ventas minoristas en el corto plazo”.

Según la consultora Ecolatina, “el deterioro de las expectativas sobre el mercado de trabajo, tienden a potenciar la retracción del gasto de los hogares (los que limitan el consumo a lo mínimo indispensable). Esta menor propensión a comprar bienes y servicios se verifica en el Índice de Confianza del Consumidor elaborado por la Universidad Torcuato Di Tella, que mostró fuertes caídas en mayo (-22,4% interanual) y en el acumulado del año (-10,4%)

 

fuente CLARÌN

Comments

comments