Eran las 9.30 y el presidente Mauricio Macri recibió el celular de su secretario privado. Era la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal . Su semblante se transformó de sorprendido a incrédulo. Pero se guardó el secreto 40 minutos ante sus ministros intrigados. Sólo cuando terminó la reunión de gabinete reveló el misterio: “Escuchen bien. No se puede entender. Es increíble. Detuvieron a José López con un arma de guerra y 8 millones de dólares, arrojándolos en un convento”.

Los ministros, reunidos en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada, no salían de su asombro. Hubo un murmullo, comentarios en sorna, chistes y especulaciones en voz baja. Coincidían en una conclusión: “Esto le hace bien al Gobierno. Nos da oxígeno para recuperarnos”.

Un asesor presidencial dijo a LA NACION con gesto de desahogo: “Que la gente empiece a distinguir lo que eran estos tipos y lo que somos nosotros, gente normal”. En Balcarce 50 se respiraba una atmósfera de alivio y de ánimo exultante.

El Presidente había sentido el impacto de las críticas de la oposición por el ajuste económico, la recesión, los despidos y las subas de tarifas. Macri y Vidal sospechaban de intentos del kirchnerismo de agitación social y de desestabilización.

Por eso, la satisfacción se percibió en el propio Presidente por la noche en un acto en Salta, junto al gobernador peronista Juan Manuel Urtubey , donde se presentó el programa País Digital y Gobierno Abierto, sobre transparencia en la gestión.

“Nos comprometemos a poner toda la información a disposición del ciudadano. Eso nos va a alejar de episodios bochornosos como con el que nos hemos amanecido hoy, que estamos todos sorprendidos”, remató, desatando fuertes aplausos.

“Estamos cambiando claramente y está bueno que pongamos a la luz todas las prácticas que queremos erradicar de la Argentina”, prometió el jefe del Estado.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo luego de salir de la reunión de ministros: “Nos llena de asombro porque casi es una situación de película, y deberá dar explicaciones ante la Justicia y a los argentinos de qué hacía con esa plata y el arma de guerra, y cuáles eran sus intenciones”.

“No estamos hablando de una persona menor, fue secretario de Obras Públicas durante los tres mandatos del kirchnerismo. Manejó toda la obra pública tan cuestionada y discutida, de mínima había enormes problemas de transparencia y discrecionalidad, y de máxima un grave problema de corrupción”, señaló Peña.

Un ministro dijo en el despacho de Peña: “Hoy achicamos el déficit en 8 millones de dólares”. Consideró que la detención de López “resulta oportuna”, de cara a la sesión de hoy en el Congreso, donde se debatirá sobre la ley de blanqueo de capitales y pago de juicio a los jubilados. “Esto pone el foco en el fiscal Ricardo Delgado, que lo tenía por enriquecimiento ilícito hace ocho años y no hizo nada. Tiene que poner las pilas a los demás jueces”, señaló otro funcionario. Delgado imputó a Macri en la causa de los Panamá Papers.

“Es la confirmación de las peores sospechas de corrupción kirchnerista. Si querían ver a un funcionario con dinero mal habido, ahí está”, dijo un funcionario con la esperanza de que la evidencia de la corrupción kirchnerista justificará y legitimará las medidas de ajuste. “Esto nos da aire y seguramente va a seguir. No terminó acá: habrá más”, señaló enigmático un vocero oficial.

El macrismo sueña con un proceso largo y pruebas bien documentadas para poder instalar la verdadera herencia de sus antecesores y consolidarse así políticamente. “Esto terminó de correr el velo, ahora seguramente aparecerán más testigos protegidos y arrepentidos”, dijo un ministro.

El dinero de Qatar incluido entre lo hallado, estimaban en la Casa Rosada, puede remitir a posibles coimas por las multimillonarias importaciones de gas licuado de ese país que organizaba el ex ministro de Planificación Julio De Vido. “Ahora hay que investigar ese convento a ver si hay más plata. Y si esto escondían allí, cuánto pueden haber escondido en otras partes”, se preguntó un asesor.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments