Mientras su histórico subordinado caía preso a raíz de un llamado del 911, Julio De Vido dormía profundo en el departamento que no pudo ser allanado semanas atrás, gracias a sus fueros legislativos. El ex superpoderoso ministro de Planificación cambió su rutina desde que está en el semi llano de la Cámara baja. Los lunes y los viernes, se dedica a la militancia. De martes a jueves, mantiene una actividad parlamentaria de bajo perfil. Los fines de semana, descansa en la chacra número 9 de Puerto Panal con su familia y sus aves.
Según comentaron sus allegados a LA NACIÓN, De Vido reparte su tiempo entre un trabajo “militante” en el conurbano bonaerense y el despacho 1060 del anexo de la cámara de Diputados. Es que, a pesar de que ya no controla la pecaminosa caja de la obra pública, el ex funcionario buscó en el último tiempo dedicarse a la política de territorio.

También le entrega más horas a su histórico hobby, las palomas mensajeras. Empadronado en la Federación Colombófila Argentina desde 2013, con el equipo de “La Limeña” compite con los pájaros que entrenó para que se orienten en las largas distancias y vuelvan a su lugar de origen, en sus palomares de Zárate.
Mientras tanto, el cerco judicial lo acorrala y los diputados del oficialismo esperan debatir pronto la autorización para que el juez Luis Rodríguez pueda allanar su departamento porteño sobre la avenida Del Libertador. Por ahora, el ex ministro tiene suerte: ese tema no está pautado para la sesión de hoy, a pesar de la reciente detención del ex secretario de Obras Públicas José López y que a otro funcionario de su órbita, Ricardo Jaime , anteayer le rechazaron la excarcelación.

Tras compartir varios días de enero con Cristina Kirchner en Santa Cruz, De Vido comenzó a llevar a la provincia de Buenos Aires la bandera del “Frente Ciudadano”, el proyecto que la ex mandataria lanzó desde las escalinatas de Comodoro Py en abril. Con charlas de dos o tres horas en gimnasios de barrio, el ex ministro empezó sus recorridas en Berazategui – un territorio amigo comandado por el intendente Patricio Mussi- y siguió por Moreno, Junín, Tapalqué, Benito Juárez, Navarro, Castelli y Lezama.

“La idea es juntar a los que están en desacuerdo con las políticas de Mauricio Macri y reforzar la idea de alternativa política. Eso no significa, todavía, que se va a traducir en una alternativa electoral en 2017 ni que él vaya a ser candidato”. aseguró a LA NACION un colaborador que lo frecuenta en el día a día.

Sin el traje y la corbata, el ex ministro debe volver a acostumbrarse a esta manera de militar. Para las legislativas de 2009 había entregado $3.076.200.000 para obras en una treintena de localidades de la provincia de Buenos Aires, pero ahora la “obediencia De Vido” quedó atrás y volvieron las mateadas.

Entre el Congreso y Comodoro Py

A diferencia del conurbano, en el Congreso De Vido evita hacer ruido. Quienes lo asesoran comentan que el ex ministro no quiere estar en el “poroteo” legislativo y que suele cruzar la avenida Rivadavia para visitar a Máximo Kirchner en su despacho. Integra, sin embargo, todas las comisiones relacionadas a las áreas que supo manejar con amplio poder: Obras Públicas; Energía y Combustibles, Minería; Comunicaciones e Informática y Vivienda y ordenamiento urbano, entre otras.

Mientras tanto, en Comodoro Py, avanzan múltiples causas por supuestos hechos de corrupción. Entre muchas otras, la tragedia de Once, los sobreprecios en las “torres gemelas” santiagueñas, la malversación en el yacimiento de Río Turbio, la compra de trenes a España y su propio enriquecimiento ilícito.

Superministro superdenunciado, llegó a manejar un presupuesto de casi USD 40.000 millones por año. Ahora tiene sus bienes inhibidos por la justicia federal y un 20% de su sueldo embargado. “No puedo ni cambiar el auto”, se quejó a sus allegados días atrás. Con dos de sus ex secretarios tras las rejas, su panorama a futuro se opaca cada vez más.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments