datos indecEl costo de vida se encareció 4,2% de abril a mayo en la región metropolitana, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Pero no sólo dio a conocer la variación del recuperado índice de costo de vida (IPC) en esta región, sino que volvió a difundir los precios que releva para poner fin a un ciclo de oscurantismo estadístico que se extendió por 3418 días.

El primer informe oficial de inflación de la administración que encabeza Mauricio Macri, tras suspenderse desde diciembre la difusión del cuestionado IPC nacional que había alumbrado la intervención kirchnerista del Indec y ser declarada la emergencia estadística, estuvo fuertemente influenciado por lo que se conoció como “tarifazo”, es decir, por la brusca actualización que registraron precios regulados que, en muchos casos, no registraban ajustes desde hacía años.

Por caso, la suba promedio del 79% en las boletas del servicio de agua potable derramará también sobre los IPC de “junio y julio dado el sistema de facturación por zonas de la empresa”, según explicó la directora de índices de precios del Indec, Alejandra Clemente, aludiendo a que el alza total fue aún mayor, como cualquier afectado ya pudo comprobar.

De allí que los rubros Otros bienes y servicios (básicamente por el aumento del 46,9% en cigarrillos), Transporte y comunicaciones (por subas del 27,3% en telefonía fija o del 9,4% en las naftas) y Vivienda y servicios básicos (por alzas en alquileres o en combustibles para la vivienda) hayan encabezado los aumentos con incrementos del 16.1; 5,6 y 5,2% en el mes, respectivamente.Pero el relevamiento, que incluye la recolección de unos 83.000 precios de 607 productos tomados en 3200 comercios de la región, también detectó alzas generalizadas -aunque de menor magnitud- en los rubros Alimentos y bebidas (+3,7%); Educación (+3,2%); Equipamiento y mantenimiento del hogar (+2,9%) e Indumentaria (+2,3%). En tanto que los Gastos de esparcimiento (+2%) o para la Salud (+1,7%) -lo que incluye la atención médica- fueron los que menos subieron.

La medición oficial superó el promedio de los sondeos privados que habían transcendido y fue avalada por las consultoras que, tras la intervención en el organismo, se lanzaron a medir variaciones de precios.

“Nuestro IPC de mayo nos había dado 3,8%. Vemos algunas diferencias en ciertos capítulos pero la información luce confiable”, señaló a LA NACION Lorenzo Sigaut Gravina, de la consultora Ecolatina, que fundó el ex ministro Roberto Lavagna. El economista aclaró que realizan dicho relevamiento desde 2007 y sobre el mismo universo que el Indec “porque continuamos lo que la intervención de Moreno discontinuó”.

Luciano Cohan, de la consultora Elypsis, contó que habían medido “un 3,9% de inflación para mayo, aunque a nivel nacional y sin contabilizar la suba de cigarrillos, que se nos escapó y agregaba un 0,6% más. Pero a priori los datos del Indec lucen razonables; tienen sentido”, indicó el economista, que desde la red Twitter se quejó de que quienes fueron artífices de la manipulación estadística, violando las leyes, no hayan sido aún juzgados por ello.

“A nosotros mayo nos dio 3,9%”, confió Marina Dal Poggetto, del Estudio Bein. “La variación está en que ellos detectaron más inflación en alimentos y que la encuesta de hogares base que toman es vieja. Pero los números parecen tener consistencia e indicarían que la política no metió la pata esta vez”, explicó.

La referencia de Dal Poggetto a la canasta radica en que el Indec toma como base la Encuesta Nacional de Gatos de los Hogares que se realizó entre 2004/5, la que resulta tan lejana que permite afirmar que el IPC revivió viejo. “Está proyectado hacer una nueva encuesta de hogares el año que viene, pero esto es parte de un proceso de reconstrucción que lleva tiempo”, explicó consciente de ello y antes de presentar los datos el director del Indec, Jorge Todesca, quien agradeció por el trabajo realizado “al equipo de 90 personas que están trabajando a destajo para reconstruir el IPC”.

Todesca, quien padeció en carne propia la persecución del kirchnerismo para acallar a los que advertían que se estaban falseando estadísticas y buscó dejarla a la vista con mediciones propias. destacó que pudo “trabajar con libertad”.

En este sentido, tal vez el mejor dato que dejó la recuperación con remiendos del IPC es que vuelven a ser públicos los precios, tras 9 años de haber estado secuestrados.

 

fuente LA NACIÒN

 

Comments

comments