El juez federal Daniel Rafecas quiere saber de dónde provienen los dólares que trataba de esconder en un monasterio el ex secretario de Obras Públicas, José López. Por eso, ayer mandó a especialistas de la División de Fraudes Bancarios de la Policía Federal a peritar los billetes.
“Se analizarán las fajas, termosellado, numeración, marcas de agua y demás elementos que conforman cada billete según su denominación”, según confiaron fuentes judiciales a la agencia DyN. Además, quienes intervengan podrían solicitar ayuda al Banco Central.

Rafecas también autorizó al fiscal interviniente en la causa, Federico Delgado, a que solicite a las compañías telefónicas y la Comisión Nacional de Comunicaciones un informe con las llamadas que López hizo con su celular. Esta petición también incluirá los aparatos que estén a nombre de María Amalia Díaz y Lucila Amalia Corvalán de Díaz, la esposa y la suegra de López, respectivamente; los tres están imputados por supuesto enriquecimiento ilícito.

Por otra parte, avanza la causa contra López que lleva la fiscal Alejandra Rodríguez por “portación de arma de uso civil atenuado”. Hoy se conocerán los resultados de los peritajes que se hicieron a la carabina marca Sig Saguer calibre 22 que portaba López al momento de su detención, con el permiso vencido.

Rodríguez también espera un sobre con los análisis de sangre y orina que se le hicieron a López antes de ingresar al penal de Ezeiza para determinar si estaba alcoholizado o bajo el efecto de estupefacientes. En las dos ocasiones que se lo citó a indagatoria, López se negó a declarar, mostrándose muy nervioso y alterado, con síntomas similares al síndrome por abstinencia de drogas. Incluso, hasta ayer, se encontraba medicado y confinado en su celda del Programa Interministerial de Salud Mental Argentino, en la cárcel de Ezeiza.
En versiones cruzadas, su abogada, Fernanda Herrera, alegó primero que su defendido “escuchaba voces” y luego que sufría de “estrés reactivo”.

Nuevas evidencias

Otro de los resultados con el que espera contar en estos días Rodríguez es el del peritaje de las cámaras de seguridad que funcionaban en el perímetro del monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fátima, donde fue sorprendido López mientras trataba de esconder los bolsos con casi 9 millones de dólares. Mañana además se realizará un peritaje crítico sobre el disco rígido que recibe las imágenes de esas cámaras de seguridad.

“Todavía no sabemos si esas imágenes quedaban guardadas en el disco o si solamente filmaban”, dijo a Télam un investigador cercano a la causa. De haber información registrada en el disco se podrá determinar si más funcionarios visitaban el lugar asiduamente.

Por el momento, la fiscal analiza los más de seis contratos de alquiler de inmuebles que se secuestraron luego del allanamiento a la casa de López, en Tigre. Se espera que en los próximos días pueda interrogar a dos albañiles que son, supuestamente, quienes construyeron las bóvedas halladas en el convento durante el fin de semana.

“El Papa conocía a Di Monte más que yo”

El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, dijo ayer a LA NACION que no habló ni se escribió con el Papa, acerca del escándalo de la detención de José López en las puertas del monasterio de General Rodríguez, pero aseguró que “Francisco está al tanto, sabe todo lo que pasa en la Argentina”. Respecto de la cercanía al poder que tenía su antecesor, el arzobispo fallecido Rubén Héctor Di Monte, Radrizzani dijo que no considera necesario darle explicaciones al pontífice. “Francisco conocía a Di Monte mucho más que yo, es como llevar naranjas al Paraguay”, dijo el arzobispo salesiano.

Dijo que el propio Di Monte le reveló su intención de ampliar la construcción del monasterio, para abrir una casa de retiros, con el producido de la venta de una propiedad que una familia misionera le había donado en Banfield. “Si hubiera sido financiada con dinero del Estado, supongo que la habrían terminado”, estimó.

Radrizzani confirmó que la familia de Di Monte quiere que los restos del arzobispo sean sepultados en la Basílica de Luján, pero probablemente él decida que se cumpla su deseo de ser enterrado en la capilla del monasterio, como expresó en el testamento.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments