La coalición oficialista Cambiemos, con el apoyo del Frente Renovador, aprobó esta medianoche en Diputados y giró al Senado la ley de extinción de dominio y repatriaciones de bienes, pese a la oposición del Frente para la Victoria, que la calificó de “inconstitucional”.

La propuesta, que sufrió varias modificaciones en su debate en comisión, fue sancionada con 135 votos positivos, 50 negativos y tres abstenciones, que correspondieron a Carlos Heller y a los representantes del bloque Compromiso Federal.

El macrista Daniel Lipovetzky, presidente de la Comisión de Legislación General, apuntó que la “norma es de carácter civil” y de esta manera trató de derribar los argumentos del kirchnerismo sobre la legalidad de la medida, ya que no se basa en el proceso penal.

En su argumentación, el legislador indicó que la ley apunta contra “los casos de corrupción, narcotráfico, lavado de dinero y trata de personas, entre otros delitos federales”.

“Además de la recuperación de los bienes para la sociedad, este proyecto tiene un fin que se enmarca en la lucha contra la inseguridad”, subrayó Lipovetzky, quien remarcó que la norma “apunta a sacarles el dinero mal habido” a las organizaciones delictivas.

Por su parte, el kirchnerista Luis Cigogna dijo que “es una verdadera lástima que un objetivo tan noble se haya opacado por un mecanismo que es violatorio del mecanismo penal de la República Argentina”.

“Si esto se sanciona así, no se va a conseguir el objetivo porque los jueces la van a declarar inconstitucional a la ley y en consecuencia no habrá decomiso ni extinción de dominio”, agregó el legislador.

La massista Graciela Camaño sostuvo que esta iniciativa, como la ley del arrepentido que recibió la media sanción en el primer turno, representan “la puerta de entrada para una discusión más profunda como es un cambio integral en materia de seguridad”.

En tanto, el jefe del interbloque Cambiemos Mario Negri resaltó que esta ley apunta a “devolver los bienes obtenidos ilegalmente por aquellos que se los han robado, por eso elegimos dos caminos y dos normas: la figura del arrepentido y extinción de dominio”.

Para el diputado radical, ambas propuestas están orientadas a que “se agilicen los mecanismos procesales”

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments