LA PLATA.- “Estoy metido en algo pesado.” “Estoy muy presionado por el triple crimen de General Rodríguez.” Con esos inquietantes mensajes, Diego Valbuena puso fin a su vida y pidió perdón a su familia en una carta que dejó junto a su cuerpo. El trágico y misterioso episodio ocurrió anteayer a la tarde en la vecina ciudad de Berisso, más precisamente en una zona de cañaverales donde el hombre, de 34 años, apareció ahorcado.

CARTA DEL AHORCADOLa principal hipótesis de los investigadores apunta a que se trató de un suicidio, y si bien la presunta vinculación con los homicidios de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina podría ser una “fabulación” o una “incoherencia” de parte del muerto, por ahora no fue descartada. “Habrá que analizar la carta”, explicó una fuente policial.
El cadáver fue descubierto por un vecino, que llamó al 911. Poco después se hizo presente en el lugar personal de la comisaría 1» de Berisso, que encontró a Valbuena con una soga atada al cuello, colgando de una gruesa rama de un árbol. Junto a él, su moto.

Horas después, la hermana del hombre se hizo presente en la seccional y entregó la carta póstuma del suicida. Mayúscula fue la sorpresa del personal policial al leer el contenido de la misiva, por lo que dieron aviso al fiscal platense de turno, Marcelo Martini.
Fuentes policiales aclararon que el hombre no tenía antecedentes penales y que se dedicaba a trabajos en albañilería, pintura y jardinería. Vivía en una casilla en Ensenada, en el mismo terreno que su familia, y recientemente se había separado de su pareja.

“Al parecer, no atravesaba un desequilibrio psiquiátrico”, indicaron los informantes policiales.

El fiscal Martini abrió una investigación por “averiguación de causales de muerte” a la espera de los resultados de la autopsia, que confirmarán la mecánica de la muerte y si existen eventuales signos de violencia de parte de un tercero.

“Hasta ahora todo indica que se trató de un suicidio”, explicó una fuente con acceso al expediente, que precisó que la carta “es cortita y manuscrita, hecha por él, según su hermana”.

Una fuente judicial con acceso a la causa por el triple crimen de General Rodríguez explicó a Télam que no consta que figure en ella el nombre de Valbuena, aunque aclaró que “hay que empezar a investigar quién era” este hombre. En las próximas horas, seguramente se intercambiará información con el fiscal Martini para avanzar en esa pista.

Forza, Ferrón y Bina fueron encontrados acribillados en un zanjón de General Rodríguez en agosto de 2008. Por el triple crimen fueron condenados a prisión perpetua los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor y Marcelo Schillaci. Según la justicia de Mercedes, los homicidios estuvieron vinculados al tráfico ilegal de efedrina utilizada por narcotraficantes mexicanos instalados en el país como precursor químico para la elaboración de metanfetaminas.

Como autor intelectual del triple crimen fue imputado el ex empresario farmacéutico Ibar Pérez Corradi, que estuvo cuatro años prófugo hasta que, el domingo pasado, fue detenido en Foz de Iguazú.

Otro prófugo

En tanto, sigue la búsqueda del ex jefe de Hinchadas Unidas Argentinas Marcelo Mallo, prófugo desde que se determinó que un arma que tenía en su poder fue utilizada en 2008 en la ejecución de dos colombianos en el estacionamiento del shopping Unicenter.

Esa pistola fue encontrada durante un allanamiento en enero pasado, cuando se buscaban pistas sobre la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci. El homicidio de los colombianos y el triple crimen de General Rodríguez empezaron a quedar relacionados a partir del arresto de Martín López Magallanes, un ex socio de Forza en los negocios farmacéuticos.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments