Sin mayores contratiempos en el horizonte, el Poder Ejecutivo se anotará hoy un nuevo triunfo legislativo con la sanción de la denominada ley de reparación histórica para jubilados y pensionados. El megaproyecto contempla, además, la habilitación de un nuevo blanqueo de capitales con el que la administración macrista pretende financiar el pago al sector pasivo.
La iniciativa, que será tratada hoy, a partir de las 13, contiene también los acuerdos arribados por la Nación para la devolución a las provincias del 15% que les retenía para financiar la Anses, entre otros beneficios para los distritos. Estas cláusulas, incluidas durante el debate en la Cámara de Diputados por pedido de los gobernadores del PJ, son la clave para el amplio apoyo del Frente para la Victoria (FPV) que tendrá la iniciativa.

A pesar de que el proyecto recibirá un amplio respaldo en general, en el debate en particular se escucharán varias críticas, en particular al blanqueo de capitales. “Es una forma de legalizar el lavado de dinero proveniente de actividades ilícitas”, afirmó la senadora Lucila Crexell (MPN-Neuquén), quien rechazará el capítulo relacionado al “sinceramiento fiscal”, por no exigir una declaración jurada de la procedencia de los fondos.
Aunque en franco retroceso en cuanto a su capacidad de daño, el kirchnerismo también rechazará la iniciativa. Una de las principales críticas se centrará en la habilitación al Gobierno para vender parte de las acciones que integran el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses.

La zanahoria del proyecto es el programa de pago de las sentencias judiciales a los jubilados que obtuvieron fallos favorables a sus reclamos de reajuste de haberes. Según explicaron las autoridades de la Anses en su paso por el Senado, para este año está previsto el pago de $ 75.000 millones.
Además, abre un procedimiento para acuerdos extrajudiciales para aquellos jubilados que aún no hayan iniciado acciones legales y establece un mecanismo de recálculo de las jubilaciones existentes.

Expectativas

Según el Gobierno, el programa se financiará con el producido del plan de blanqueo, por el que estima recaudar unos US$ 20.000 millones no declarados ante las autoridades fiscales.

Con el blanqueo también se podrán regularizar las deudas de los principales impuestos nacionales hasta en 60 cuotas con 15% de descuento si se abona al contado.

El impuesto a los Bienes Personales tendrá una baja gradual de las alícuotas hasta 2019. Ese mismo año quedará eliminado el impuesto a la ganancia mínima presunta.

El proyecto establece premios a los contribuyentes que tengan sus impuestos al día. Así, quedarán eximidos por única vez del impuesto a las Ganancias del medio aguinaldo quienes no registren deudas en Bienes Personales.

Por último, la mega iniciativa contempla la creación de una comisión especial legislativa que, en el término de tres años, tendrá que elaborar un nuevo sistema jubilatorio, que deberá mantener su condición estatal, de reparto y solidario.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments