La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner deberá presentarse hoy en los tribunales de Comodoro Py para ser notificada personalmente del procesamiento y el embargo sobre sus bienes que en mayo le impuso el juez federal Claudio Bonadio en la causa por la venta del dólar a futuro. La novedad es que no lo hará en el mismo horario en el que está convocado el detenido empresario Lázaro Báez, investigado junto con ella en otras causas, sino un par de horas después, con lo que en la práctica, en principio, no se cruzarán.

Báez debe presentarse a las 10 ante el juez federal Sebastián Casanello para ampliar su declaración indagatoria en la causa de la llamada “ruta del dinero K”. A la misma hora estaba convocada la ex presidenta en el juzgado de Bonadio, ubicado en el mismo piso que el de Casanello, pero separados ambos por 50 metros de pasillo.

Pero por una “cita médica” para esa misma hora, según dijeron fuentes judiciales, la defensa pidió y logró cambiar el horario para las 13. De acuerdo con las fuentes, la ex presidenta llegará al edificio entre las 12 y las 13.

El trámite será expeditivo y no durará más de dos minutos, según dijeron las fuentes consultadas. Además, lo más probable es que no se cruce con Bonadio, ya que se lo hace por la ventanilla de la mesa de entradas del juzgado y no es necesario ingresar al mismo. Fernández llegará acompañada de su abogado defensor, Carlos Alberto Beraldi.

Ayer la Policía trabajó durante toda la tarde en la instalación de un doble vallado de seguridad en la vereda de la Avenida Comodoro Py, en el frente del predio del edificio donde funcionan los tribunales federales penales porteños.

Los jueces fueron comunicados que no podrán usar el playón de estacionamiento ubicado debajo de la escalinata de acceso al edificio. Además, todos ellos –como el resto de los funcionarios judiciales y empleados que trabajan en el edificio– deberán exhibir sus credenciales para poder pasar. Y tendrán que hacerlo por una puerta lateral.

Similares medidas se habían tomado el 13 de abril, cuando la ex presidenta visitó por primera y última vez el edificio para ser indagada por Bonadio. Aquella vez se trató de una tensa audiencia en la que reclamó la presencia del juez pero ella ni se dio vuelta para saludarlo.

La ex presidenta volvió el sábado pasado a Buenos Aires desde El Calafate. Su defensa se quejó ante Bonadio de la citación ya que ésta se podría haber hecho, argumentaron, en el juzgado federal de Río Gallegos, donde tiene fijado su domicilio. Sin embargo, el juez rechazó el planteo de Beraldi.

Fernández fue procesada por la presunta comisión del delito de administración infiel en perjuicio de la administración pública, por las operaciones de venta de dólares a futuro al final de su mandato. Además, embargaron sus bienes por 15 millones de pesos.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments