Si hoy el organizador de espectáculos Mariano Martínez Rojas no se presenta a prestar declaración indagatoria por los graves destrozos en el edificio donde funcionan Tiempo Argentino y Radio América, la fiscal Verónica Andrade puede ordenar su detención.

Así lo informó a LA NACION la representante del Ministerio Público porteño. Lo mismo podría suceder con otras diez personas, imputadas de usurpación y daños en el edificio de Amenábar 23, en el barrio de Palermo.

“Si Martínez Rojas y las otras personas no concurren en el lapso de 48 horas [se cumplen hoy], estoy habilitada para ir a buscarlos con la fuerza pública”, dijo Andrade.

En una entrevista con Radio Vorterix, la representante del Ministerio Público de la ciudad de Buenos Aires desmintió lo dicho por Martínez Rojas, quien aseguró haber ingresado en el edificio con el aval de personal de la comisaría 31a.

La funcionaria judicial sostuvo que, a partir de ahora, el inmueble va a tener custodia policial para asegurarse de que Martínez Rojas no acceda al lugar. Se trata del empresario que sostiene que compró el diario Tiempo Argentino y Radio América al denominado Grupo 23, liderado por los empresarios kirchneristas Matías Garfunkel y Sergio Szpolski.

Andrade explicó que intentará acordar con la defensa de los imputados una medida cautelar de prohibición de acercamiento al inmueble durante el trámite del proceso. “Si no hay acuerdo, se lo solicitaré al juez”, agregó la fiscal.

Los trabajadores de Tiempo Argentino denunciaron la actuación de la Policía Federal al señalar que, tras los destrozos, “dejaron salir sin problemas a Martínez Rojas y sus custodios”. Ayer, Andrade afirmó en declaraciones radiales: “En lo profesional evalúo cuáles son las circunstancias que a mí me permiten en lo inmediato resolver el conflicto para poder seguir el trámite judicial. Hubo dos momentos [el lunes a la madrugada]. Primero, irrumpió el señor Martínez Rojas con una serie de personas que lo acompañaban. Y por otro lado, casi inmediatamente, irrumpieron unos 40 trabajadores del diario. La pregunta es: ¿llevo a todos detenidos o trato de descomprimir el conflicto y que después se tramite por vía judicial? Soy partidaria de que, cuando la Justicia interviene, hay que tratar de evitar que las cosas pasen a mayores. Traté de identificar a las personas y constatar domicilios”.

Sobre la actuación del personal de la comisaría 31a. de la Policía Federal, que desde enero pasado depende del jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño afirmaron a LA NACION que si bien “se pidió un detalle de lo actuado, no se tomará ningún temperamento sobre lo hecho ya que se actuó conforme a lo pedido por la Justicia”.

Las fuentes consultadas agregaron que la fiscal Andrade sostuvo que los uniformados de la Policía Federal de la ciudad de Buenos Aires actuaron de forma correcta y que hicieron cesar el delito [usurpación y daños].

Solidaridad

El Ministerio de Justicia, conducido por Germán Garavano, condenó los destrozos en la redacción de Tiempo Argentino, realizados por un grupo de encapuchados que desalojó a los periodistas y destruyó herramientas de trabajo y documentación. “El ataque a la sede de estos medios de comunicación constituye una agresión inaceptable a la libertad de expresión”, señaló la cartera en un comunicado.

Por su parte, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) solicitó a la justicia argentina “esclarecer y señalar a los responsables”.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, se sumó al pedido de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) para que el episodio sea esclarecido de manera plena.

“Éste no es el primer incidente que enfrentan estos trabajadores que se formaron desde hace varios meses en cooperativa. El 11 de junio la planta transmisora también fue tomada por la fuerza por Martínez Rojas”, recordó la SIP en un comunicado.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments