El juez federal Sebastián Casanello empezó el trámite para elevar a juicio la primera parte de su causa contra el empresario Lázaro Báez, preso y procesado por lavado de dinero.
Casanello dispuso “correr traslado a la fiscalía y a las querellas” para que se expidieran sobre la elevación. Lo resolvió el jueves pasado, pero su decisión se conoció ayer. Ahora, el fiscal Guillermo Marijuan, la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF) dirán si creen que están dadas las condiciones para dar por cerrados los primeros tramos de la instrucción contra Báez y los demás procesados con procesamientos confirmados por la Cámara Federal; entre ellos, Martín Báez, hijo de Lázaro, y Daniel Pérez Gadín, su contador; Federico Elaskar y Leonardo Fariña.

En mayo pasado, en una entrevista con LA NACION, Casanello había adelantado que estudiaba ir elevando el caso Báez de a partes. Su cálculo era entonces que el primer tramo podría llegar a un tribunal oral antes de fines de 2016. Ahora, el juez destacó además que en su último fallo la Cámara Federal había hecho “hincapié en la necesidad de promover sin demoras el paso a la siguiente etapa del proceso”.

En forma paralela, Casanello delegó en la fiscalía de Marijuan la investigación de los posibles delitos precedentes del lavado, una delegación que incluye todo lo vinculado con presuntas irregularidades en los negocios de la obra pública adjudicada a las empresas del grupo Báez durante el kirchnerismo.
La Cámara Federal le había pedido al juez que avanzara “sin más demoras sobre las sospechas que involucran a las más altas autoridades del Poder Ejecutivo anterior, el Ministerio de Planificación y la Secretaría de Obras Públicas”. Le indicó que las adjudicaciones de obra pública en favor de Báez debía investigarlas, al menos, como un posible delito precedente del lavado.

Como ya existen otras causas que investigan las obras, los presuntos sobreprecios y los vínculos comerciales de Báez con los Kirchner, la Cámara le pidió a Casanello que buscara un mecanismo para que los equipos de trabajo que llevan los distintos expedientes compartieran sus avances. Además, le dijo que era recomendable que los jueces delegaran investigaciones en los fiscales.

Delegación de tareas

Siguiendo esta línea, Casanello no sólo delegó hechos en Marijuan, sino que resolvió que la puesta en común que reclamó la Cámara se hiciera a través de los fiscales. Será tarea de Marijuan y de sus pares Gerardo Pollicita, Carlos Stornelli, Eduardo Taiano y Juan Pedro Zoni hacer reuniones periódicas sobre sus investigaciones, todas vinculadas a la relación de Báez con el Estado o con los Kirchner.

En su resolución del jueves, Casanello además respondió algunos puntos del fallo de la Cámara que le reclamaba que ampliara su alcance para incluir la presunta corrupción, al menos como delito precedente. El juez dijo que no fue una “premisa dejada de lado por el juzgado”, pero que su causa “versa sobre conductas a priori calificadas como de lavado de dinero” porque así lo dispuso la fiscalía y lo había señalado la Cámara.

“No debe olvidarse cómo se inició este expediente”, afirmó el juez. Relató que la denuncia la hizo Elisa Carrió después del programa de PPT donde Elaskar y Fariña confesaron maniobras de lavado. Que Carrió presentó su denuncia dentro de la megacausa de asociación ilícita de los Kirchner que investiga el manejo de la obra pública y que el juez de ese caso, Julián Ercolini, dijo que era un hecho distinto y debía investigarse por separado.

Casanello afirmó ahora que, no obstante, por la posible vinculación con este y otros casos, él había hecho “un pormenorizado seguimiento” de las causas que investigaron los negocios de Báez con el Estado, pero que en ninguna hubo siquiera un llamado a indagatoria del empresario.

En la misma resolución, además de encomendarle a Marijuan la investigación del presunto delito precedente, le delegó todos aquellos hechos que forman parte de la causa en los que todavía no hubo pedidos de indagatoria ni de sobreseimiento. Ahora, la próxima tarea de Marijuan será expedirse sobre la posibilidad de enviar a Báez a juicio oral.

El juez busca acelerar los trámites

Consulta

Casanello dispuso “correr traslado a la fiscalía y a las querellas” para que se expidieran sobre la elevación a juicio de la causa por lavado de dinero contra Báez

Definición

El fiscal Marijuan, la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF) deben ahora indicar si creen que están dadas las condiciones para dar por cerrados los primeros tramos de la instrucción de la causa

Otros implicados

El avance alcanza a otras figuras implicadas, como Martín Báez, hijo de Lázaro, y Daniel Pérez Gadín, su contador; Federico Elaskar y Leonardo Fariña

Nuevas investigaciones

Casanello delegó en la fiscalía de Marijuan la investigación de los posibles delitos precedentes del lavado, vinculado con irregularidades en la obra pública

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments