Florencia Kirchner, la hija de los últimos dos presidentes que antecedieron a Mauricio Macri, reclamó ayer que las dos cajas de seguridad que posee en el Banco Galicia sean abiertas de inmediato para “evitar que continúe el show mediático” alrededor de la causa Hotesur.

El juez federal Julián Ercolini había dispuesto por la mañana que las cajas de seguridad fueran fajadas para evitar que pudieran ser vaciadas y así avanzar con la investigación de una ampliación de denuncia presentada por la diputada Margarita Stolbizer. La hija de Cristina Kirchner presentó un escrito en el que sostuvo que se había enterado de las medidas judiciales por la cobertura mediática que habían recibido y pidió que las cajas se abrieran de inmediato.

“Como no tenemos nada que ocultar, autorizo y requiero que proceda a la apertura de las cajas de seguridad Nº 5783-9-9 y 5873-3-5, de las que soy titular tal como se informara voluntariamente a ese Juzgado”, agregó.

En rigor, según pudo saber Clarín, Florencia Kirchner estuvo el jueves pasado en la sucursal del Galicia donde están esas cajas de seguridad.

Acompañada por un guardaespaldas, la mujer, vestida con jeans, campera negra y lentes oscuros y calzada con borceguíes con taco alto, llegó a las 14 a la sede del Galicia en Reconquista y Tte. Gral. Juan D. Perón, en el microcentro porteño. Ese día extrajo 40.000 dólares de su cuenta. Luego, siempre custodiada por un hombre alto y fornido, Florencia Kirchner cruzó la calle Perón y entró en otra sede del Galicia donde están sus cajas de seguridad.

fuente CLARÌN

Comments

comments