Pasaron tres meses desde que asumió el segundo lugar en la conducción formal del PJ detrás de José Luis Gioja. Eran los primeros días de mayo. Cristina Kirchner todavía no había sido procesada y los bolsos voladores de José López descansaban en algún lugar lejos del convento de General Rodríguez.
Daniel Scioli volvió a mostrarse ayer en público junto a Gioja y parte de la cúpula del PJ nacional en un acto en La Matanza del que, en evidente señal de los tiempos que corren, también participaron dirigentes muy ligados al kirchnerismo, como Andrés “el Cuervo” Larroque y varios intendentes del conurbano que hasta hace poco profesaban férrea fe al cristinismo.

“Ante las necesidades enormes que hay hoy, la Argentina necesita un peronismo que esté unido al lado de los humildes, los trabajadores y la clase media”, exclamó el ex candidato a presidente en el inicio de su discurso, de poco más de cinco minutos. Después de destacar el “espíritu de unidad” de Gioja, arremetió directo contra Mauricio Macri, aunque evitó nombrarlo.
“Habíamos anticipado que bajo la palabra cambio se venían el tarifazo, la devaluación y la apertura de las importaciones. Entre dejar las tarifas congeladas y aumentarlas un 500 por ciento había un camino intermedio y gradual”, disparó.

La reaparición de Scioli tuvo como escenario el Patio de las Américas de la Universidad Nacional de La Matanza.

Gioja se sumó a las críticas de Scioli contra Macri. Describió al PJ “como una oposición responsable y dispuesta a ayudar al Gobierno”, pero enseguida pidió que Cambiemos “deje de gobernar para los ricos”.

Espinoza, por su parte, dijo que el peronismo “está de pie” y aseguró que a los candidatos para el año que viene “los elegirá el pueblo peronista”, una manera épica de plantear que, si no hubiera un candidato de consenso, lo mejor sería ir a un interna amplia.

Estuvieron el presidente del PJ bonaerense y anfitrión, Fernando Espinoza, la intendenta local, Verónica Magario, la gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci, y el ex precandidato a gobernador bonaerense Julián Domínguez. Pero también llegaron a La Matanza referentes del kirchnerismo, como los diputados Carlos Kunkel, Teresa García, Diana Conti y Juliana Di Tullio, además de los intendentes Jorge Ferraresi (Avellaneda), Walter Festa (Moreno), hasta ahora muy identificados con el gobierno anterior, y Gustavo Menéndez (Merlo) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), más distanciados del FPV.

No hubo presencia gremial. No estuvo el jefe de la CGT oficial y vicepresidente segundo del PJ, Antonio Caló, aunque entre las oradoras hubo representantes de las ramas femeninas de las centrales obreras.

Terminado el acto hubo distensión y balance, asado de por medio, en El Mangrullo, el restaurante del intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, que suele cobijar tertulias peronistas en esa localidad bonaerense.

Los kirchneristas no se perdieron el convite. Incluso se sumaron ex funcionarios de Cristina Kirchner y Scioli que el 10 de diciembre saltaron a las filas de Magario en La Matanza, como el ex diputado Roberto Feletti, actual secretario de Economía del municipio; la ex ministra de Industria y hoy secretaria de Producción, Débora Giorgi, y Alejandro Collia, ex ministro de Salud bonaerense y actual secretario del área en el municipio.

En paralelo

Los intendentes bonaerenses que ya rompieron con el kirchnerismo esquivaron La Matanza y organizaron una movida propia en La Plata. Aunque no fue convocado para recordar a Eva Perón, sino para iniciar una serie de recorridas por la provincia, el encuentro paralelo volvió a dejar en evidencia las fisuras.

Estuvieron los intendentes Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlignham), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Juan Pablo de Jesús (La Costa), Eduardo Bucca (Bolívar) y Ariel Sujarchuk (Escobar). Haciendo equilibrio, también Menéndez se acercó a La Plata.

Katopodis habló de construir una alternativa para 2019 y aludió, indirectamente, al fin del kirchnerismo. “La renovación del peronismo es irreversible. En cualquier fuerza política se cumplen ciclos”, dijo. Insaurralde pidió “trabajar juntos para resolver las nuevas demandas de los vecinos” y Zavaleta destacó que el grupo de intendentes que integra busca “construir alternativas”.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments