Luego del fuego cruzado, Mauricio Macri recibirá hoy al mediodía a Marcelo Tinelli en la residencia presidencial. El conductor de Showmatch pisará por segunda vez en 120 días la quinta de Olivos para tener una audiencia privada con el Presidente, un privilegio reservado para pocos. La primera reunión fue el 29 de marzo y había estado marcada en los días previos por la tensión alrededor de la conducción de la AFA, que Tinelli aspiraba a presidir y que el titular de Boca y delfín de Macri Daniel Angelici obstaculizaba. La tregua duró poco: la semana pasada el conductor y empresario denunció una campaña viral en su contra en Twitter con el hasghtag #TinelliMercenarioK y se la adjudicó al Gobierno. El Gobierno buscó bajarle el tono a la polémica, pero el propio Presidente se encargó de levantarle el perfil en una entrevista con La Nación el domingo y evidenció cierto malestar por la imitación al Jefe de Estado en Showmatch. “Tinelli me satiriza de mala manera ante 3 millones de personas y se ofende porque lo critican 30.00 tuiteros. Es increíble que se ofenda”, juzgó el Presidente. tuiteros. Es increíble que se ofenda”, juzgó el Presidente.

En la cumbre de hoy, Tinelli acaso consiga lo que fue a buscar la primera vez; algo del control en la reconstrucción dirigencial del fútbol argentino, de la que hasta ahora fue apartado. La semana pasada altos funcionarios del Gobierno que intervienen en la negociación con los clubes negaron que el Gobierno tuviera algo que ver con el poco poder del conductor en la AFA y la Superliga. “Son los dirigentes del fútbol los que nunca lo tragaron del todo”, decían sin dejar de reconocer que desde el principio Armando Pérez había sido el candidato oficial para presidir la comisión normalizadora, como finalmente ocurrió. Ayer, luego de varios días de polémica, se mostraban más abiertos a hacerle lugar a Tinelli. “Sabemos que su intención es tener un lugar (en AFA) y a nosotros nos interesa su aporte”, contaron en el Gobierno. Sin embargo, casi nadie lo imagina como la máxima autoridad del fútbol. El presidente de San Lorenzo Matías Lammens, a quien el año pasado le ofrecieron una candidatura política y cargos en el Gobierno porteño, era uno de los interlocutores preferidos del oficialismo, pero la relación se desinfló.

Algunas voces del Gobierno señalaron a Horacio Rodríguez Larreta como el intermediario entre le Presidente y Tinelli. Cerca del jefe de Gobierno lo negaron. Otras fuentes confirmaron que la reunión estaba prevista desde antes que estallara el conflicto, pero la fecha se fue postergando a raíz de los chispazos.

En los despachos de la Casa Rosada enumeraban los cortocircuitos que complicaron la relación entre Tinelli y Macri, que en marzo se definieron “como amigos hace 30 años”. Además de la AFA, contaban la sociedad con Cristobal López y el cierre de campaña de Daniel Scioli en su programa.

Ayer por la mañana, antes de que se confirmara la reunión, el jefe de Gabinete Marcos Peña negó que hubiera conflictos. “No tenemos ningún problema con Tinelli ni con el humor político”, dijo. Luego, en diálogo con la Red, afirmó: “Marcelo tiene buena leche”. El conductor, en tanto, retuiteó un artículo con las palabras del ministro. Como había anticipado Clarín, Peña confirmó que se había comunicado con el empresario televisivo para asegurarle que el oficialismo no tenía nada que ver los ataques de trolls. Guillermo Riera -a cargo de las redes sociales del Gobierno- también se había comunicado con Tinelli para explicarle que nunca hubo una campaña oficial en su contra y que el mismo conductor amplificaba sin querer el ataque en Twitter.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments