Después del 10 de diciembre cuando ejerció por última vez como Jefa de Estado, decidió mantener un remanente de la custodia que le correspondió cuando se desempeñó como presidenta, algo por lo que pueden optar todos aquellos que dejan el máximo cargo de autoridad del país. En Río Gallegos, en su “lugar en el mundo”, o en Capital Federal, el movimiento de efectivos federales afectados a la seguridad de Cristina Kirchner es notorio, así como los autos oficiales que este servicio demanda. Según la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, se trata de 70 a 80 policías federales que se ocupan de la custodia de la ex Mandataria. Ahora el Gobierno analiza reducir en un 30% este personal y por ende, el presupuesto que el mismo demanda.

Fuera del poder político desde hace seis meses, la ex Presidenta transita sus días en Santa Cruz. Allí tiene 25 de las 26 propiedades que en gran parte heredó de Néstor Kirchner. Sólo reside en dos: el chalet de la calle Mascarello en Río Gallegos, escriturado a nombre de Los Sauces SA empresa investigada por falsificación de documentos públicos, y la residencia de El Calafate, lindante a su hotel boutique Los Sauces.

Estas dos propiedades cuentan con una casilla de seguridad donde permanece el personal destinado a tales tareas. Cuando Cristina Kirchner se encuentra en su vivienda de El Calafate, una camioneta Ford Ranger y un vehículo Renault 19, se estacionan en la tranquera de madera que es el acceso principal. En caso de permanecer en la capital santacruceña, en la vereda de enfrente al chalet de dos plantas, se estacionan tres camionetas blancas.

Esto forma parte del dispositivo de seguridad que se complementa con algunos protocolos: “No se puede fotografiar la casa desde la misma vereda si la Doctora se encuentra en la casa”, explicaron desde el mismo personal ocupado de la custodia de la ex Mandataria.

Su estadía en Santa Cruz, también se alterna con sus viajes a Capital Federal. En el transcurso de estos meses, en dos oportunidades estuvo por períodos más breves en Buenos Aires, por motivos judiciales y familiares. Siempre acompañada por su custodia que se ocupa de los dispositivos de seguridad cuando se traslada de un lugar a otro.

Como ex Presidenta, mantiene parte de la custodia que la acompañó durante su gestión los últimos ocho años. Para tal caso, según el ministerio de Seguridad, los efectivos federales afectados son entre 70 y 80. El jefe de todo este equipo es Diego Carbone y el personal va rotando aproximadamente cada quince días: Afuera de las viviendas el número de efectivos es reducido.

Según los números oficiales, esta designación demanda sólo en salarios un partida mensual promedio de $ 2,5 millones, sin contar los viáticos de movilidad, los pasajes aéreos y los gastos en concepto de vehículos y combustible.

Según la revisión que inició la actual gestión sobre los recursos económicos y humanos afectados a la seguridad de la ex Presidenta, por mes todo superaría los $ 4 millones, una cifra que están decididos a reducir. “Estamos evaluando en el marco de un plan de racionalización y habrá una reducción de casi el 30%”, señaló un alta fuente oficial a Clarín. En promedio, los otros ex presidentes no tienen más de diez custodios cada uno.

El Gobierno emprendió en función de estos datos, una evaluación de todo el sistema de custodias y de cómo se van a regir el mismo. Hasta que no finalice el mismo no se realizarán modificaciones, pero en un estudio preliminar ya consideran que la reducción del personal de la Policía Federal que está designado a la custodia de Cristina Kirchner, podrá reducirse en un 30%.

De todos modos, y tal como le corresponde por haber sido jefa de Estado, el gobierno de Mauricio Macri garantizará un grupo de efectivos federales a la custodia de Cristina Kirchner.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments