Los dos jóvenes de 21 años detenidos el sábado pasado acusados de haber amenazado por la red social Twitter al presidente Mauricio Macri fueron indagados ayer por la jueza María Servini y seguirán presos hasta que el tribunal a su cargo conozca el contenido de las computadoras secuestradas en la causa.

Así lo dijeron a Clarín fuentes judiciales, las que señalaron que uno de los dos jóvenes echó la culpa al otro, quien estaría más comprometido a raíz de un allanamiento que se hizo ayer por la tarde en su vivienda, mientras él estaba en Tribunales.

Según informó el Ministerio de Seguridad de la Nación, en el allanamiento realizado en la localidad de Villa Bosch, al noroeste de Gran Buenos Aires, se secuestraron una escopeta, dos rifles de aire comprimido, tres teléfonos celulares, cuatro procesadores (CPU), dos cámaras de fotos, tres cédulas de identificación de vehículos, dos computadoras y otros documentosi no identificados pero “de interés” para la causa, de acuerdo con un comunicado de la cartera a cargo de Patricia Bullrich.

El procedimiento fue ordenado por la jueza Servini y llevado a cabo por efectivos de los Departamentos Unidad de Investigación Antiterrorista y Seguridad de Estado de la Policía Federal junto con las Brigadas Explosivos y Canes Detectores de la Superintendencia Federal de Bomberos, además agentes del Grupo Especial (BRI) de la Policía Metropolitana.

Bajo el hasthag #PrayForArgentina y desde la cuenta HassanAbuJaaf, los jóvenes habían mostrado fotos de posibles objetivos terroristas en Buenos Aires, entre los que se encontraban el Shoping del Abasto, el interior de un vagón de subte y la Casa Rosada. Además, “Nos vemos pronto @mauriciomacri”, decía uno de los mensajes, que además incluían expresiones en árabe.

Los tuits fueron detectados por el departamento Cíbercrimen de la Policía Metropolitana y la misma división de la Federal. Y lograron identificar el IP de la computadora desde la que estaban publicando los posteos, un domicilio del barrio de Villa Ortúzar,

Fuentes judiciales dijeron los detenidos son familiares, tío y sobrino, respectivamente, y que éste último culpó al primero ya habría realizado los mensajes desde una computadora que utilizó la red wi fi de su casa una noche que se quedó a dormir allí.

“No ha escrrito los tuits él… No ha abierto la cuenta, no ha sido desde la computadora de mi asistido”, señaló el abogado Roberto Damboriana, defensor de Walter Ovejero, quien resposabilizó por lo ocurrido a su tío, Miguel De Paola, el otro detenido. Este último es defendido por el abogado Miguel Angel Pierri.

Las detenciones se produjeron en la mañana del último sábado, día que Macri acudiría al acto inaugural de la exposición rural de Palermo, y en medio de los operativos internacionales relacionados con el inicio de los Juegos Olímpicos en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments