Un atajo judicial permitió reactivar la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner en la cual la acusó de firmar un pacto secreto con Irán para buscar librarlo de las acusaciones por el ataque a la AMIA.

Esa denuncia está archivada en el juzgado de Daniel Rafecas, con fallos de la Cámara Federal que quedaron firmes en Casación.

Pero una causa paralela que tramita en el juzgado de Claudio Bonadio permitió reactivar el expediente. Bonadio investiga en su caso al canciller Héctor Timerman, porque en una grabación subrepticia de una conversación con el ex titular de la DAIA Guillermo Borguer el ex funcionario admitió que negociaba con Irán la firma del memorándum secreto porque fue el responsable de la bomba en la AMIA.

Luis Czyzewski, en nombre de su hija Paola, y Mario Averbuch, en representación de su hija Yanina, ambas fallecidas enel ataque del 18 de julio de 1994, fueron aceptados por Bonadio como querellantes en su causa. En el escrito los dos padres entienden que tanto la aprobación del memorándum como la denuncia contra Timerman son parte del mismo hecho, es decir que ambos son parte del mismo encubrimiento.

Con esta interpretación pretenden atraer desde el juzgado de Bonadio los hechos que denunció Nisman antes de morir: que funcionarios kirchneristas y la ex presidenta acordaron el memorándum con Irán para dar de baja los pedidos de captura de los iraníes prófugos por el atentado.

Bonadio aceptó a los familiares de las víctimas de AMIA como querellantes en su caso y le envió el expediente al fiscal del caso, Eduardo Taiano, para que diga si comparte la idea de que todo se trata de un mismo hecho.

Si el fiscal entiende que esto es así, Bonadio podría investigar los hechos de la denuncia de Nisman y hacer las 50 medidas de prueba que propuso realizar el fiscal Eduardo Pollicita cuando impulsó el caso por primera vez, antes de que Rafecas entendiera que no había delito y lo archivara.

Los familiares de las víctimas de AMIA, patrocinadas por el abogado Juan José Ávila, pidieron en su escrito que ambas causas, la de Rafecas y ésta, se junten. LA NACION informó hace tres semanas sobre esta serie de pasos judiciales de la comunidad judía, por un lado, y de familiares de las víctimas, por otro, para reactivar el caso.

Czyzewski y Averbuch dijeron que hay nuevos elementos que ameritan reabrir la denuncia de Nisman, que estaba fundada en escuchas telefónicas a personajes del entorno kirchnerista.

Los datos nuevos que hasta ahora no fueron analizados a la luz de las denuncias del fiscal muerto son dos: 1) Que el área de Legales de la Cancillería no intervino en la redacción del acuerdo. Así lo informó Susana Luis Cerruti, consejera legal de la Cancillería, cuando el diario Clarín presentó un pedido de acceso a la información para conocer detalles de las negociaciones del pacto con Irán.

La nota informa que Fernando Esteche, de Quebracho, y Jorge Khalil, referente de Irán en la Argentina, fueron quienes presentaron el original del texto del pacto firmado entre ambos países.

Los familiares dijeron que esto es de una gravedad mayor cuando se comprueba que “es la potencia acusada del ataque la que interviene en la redacción del acuerdo en lugar del servicio jurídico del Estado”.

2) Que Irán dijo en 2007 que “estaba dispuesto a formar un comité de la verdad”. Lo informó el vocero de la embajada en una entrevista con LA NACION.

Este dato se corrobora en una de las escuchas aportadas en la denuncia de Nisman. Khalil y Esteche dicen: “Este plan lo hicimos nosotros con Fernando Esteche hace seis años; el acuerdo que hicimos hace seis años hoy lo sacaron; es el mismo, boludo, el mismo; pusieron todo como lo dijimos, todo como lo escribimos con Fernando hace seis años”.

Czyzewski y Averbuch sostienen que estos dos hechos nuevos evidencian el modo “clandestino, secreto y engañoso en que se gestó y ejecutó la traición a la patria”, que motiva esta investigación.

Tras aceptarlos como querellantes, y con un dictamen fiscal que le dé luz verde para avanzar, Bonadio está en condiciones de reactivar el caso, sin que necesariamente haga falta desarchivar el viejo caso.

La DAIA pidió que investiguen a Cristina

La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) pidió a la Justicia que se reabra la investigación por la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner y otros ex funcionarios, por presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA.

Lo hizo en un escrito presentado en el juzgado de Daniel Rafecas, firmado por su presidente, Ariel Cohen Sabban. La entidad sostiene que el ex canciller Héctor Timerman, el representante del Estado argentino que suscribió el pacto con Irán, sabía “al momento de su negociación que funcionarios iraníes tuvieron participación en el atentado”.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments