CÒRDOBA.- El secretario de Industria de la Nación, Martín Etchegoyen, confirmó los adelantos periodísticos sobre el plan de reconversión productiva en el que trabaja el Gobierno, que despierta expecativa entre los hombres de negocios. En diálogo con LA NACION, afirmó que es un programa “de transformación” con participación interministerial que apuesta a que el Estado acompañe “el proceso que debe transitar la economía”.

Entre los deberes a cumplir por el Gobierno remarcó la baja del costo de capital -“de hecho las tasas están cediendo”, dijo- y la promoción de la inversión. Etchegoyen rechazó que vaya a existir una apertura de importaciones: “No va a ocurrir; como en todo el mundo hay sectores concentrados en la provisión de insumos pero lo que haremos es un fuerte seguimiento para que no haya abusos”.
Enfatizó que la comisión de Defensa de la Competencia debe funcionar a pleno “controlando y sancionando efectivamente” en todos los puntos de la cadena. Empresarios de distintos sectores consultados por LA NACION señalaron que están esperando detalles del plan. Marcos Alladio, dueño de la empresa José Alladio e Hijos, productora de los lavarropas Drean, calificó de “deseables” los anuncios aunque admitió que todavía son una incógnita.

Hoy, después del cierre del Coloquio Industrial, el ministro Francisco Cabrera recorrerá la planta de Luque. “Hay distintas realidades dentro de un mismo sector, como el nuestro -puntualizó Alladio-. Hay empresas que invirtieron y están actualizadas pero así y todo no pueden competir por los sobrecostos de la economía argentina”.

Daniel Funes de Rioja, titular de la Cámara de Productores de Alimentos (Copal), planteó a este medio que el Gobierno debe apuntar también a promover la inversión interna y la de las pymes, y que espera que el plan contemple las reformas necesarias.

Entre los aspectos que, a su entender, deben incluirse mencionó un panorama de cómo será la presión fiscal el año próximo: “No pretendemos que la reforma sea ya, pero sí que nos expliquen qué harán y cómo estaremos en 2017”.
También incluyó los factores vinculados a infraestructura y logística; consideró que hasta tanto se pongan en marcha y se terminen las obras anunciadas debe “haber paliativos o compensaciones”. Una reducción de los costos laborales no salariales fue otro de los puntos, sobretodo tomando en cuenta las diferentes realidades regionales.

Los representantes del sector autopartista están entre los más interesados en conocer si habrá alguna contemplación en particular para ellos, que están afectados por la crisis de las automotrices. Etchegoyen indicó que ya hay líneas de financiamiento especiales para incentivar la compra de vehículos “de manera de dinamizar el mercado local; pero no podemos hacer nada para reactivar Brasil”.

Teddy Karagozian, presidente de la textil TN&Planet, se quejó de la presión impositiva que sufre el sector, que estaría entre los primeros a reconvertir en el plan oficial.

“La mayoría de los impuestos están montados sobre el empleo y, al ser federal y depender de muchas empresas que hacen muchas cosas, pagamos impuestos ilógicos como Ingresos Brutos y emisión de cheques que no existen en ninguna parte del mundo”.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments