Juan José Aranguren atravesará hoy su prueba más difícil desde que asumió como ministro de Energía de Mauricio Macri , el 10 de diciembre pasado: ante una legión de diputados opositores decididos a ponerlo contra las cuerdas, el funcionario deberá justificar la polémica alza de tarifas de luz y de gas -hoy suspendida por la Justicia- y, al mismo tiempo, defenderse de las acusaciones por incompatibilidad en el ejercicio de su cargo en su carácter de accionista de Shell.

La cita será esta tarde en el plenario de las comisiones de Presupuesto, Obras Públicas, Energía y Defensa del Consumidor de la Cámara de Diputados. “Hablé con él hoy [por ayer] y lo noté muy tranquilo. No sé si preocuparme”, bromeó un importante diputado de la cúpula de diputados oficialistas. En las últimas horas, Aranguren intercambió papers e información con algunos legisladores de Cambiemos para ajustar la estrategia discursiva del ministro. Antes de la reunión de comisiones, el interbloque de Cambiemos recibirá al ministro para despejar las dudas de los legisladores (varios de ellos cuestionan por lo bajo la política tarifaria del Gobierno) y ultimar los detalles de la presentación.

Será un día difícil para el ministro. El oficialismo ansía que el ex ministro de Planificación, el actual diputado Julio De Vido , esté presente en el plenario de comisiones. “En lugar de una persona interpelada, habrá dos: Aranguren y De Vido”, confió otro encumbrado diputado oficialista. Ésa será la estrategia de Cambiemos: disparar contra la controvertida gestión del kirchnerismo en materia energética para diluir las críticas sobre Aranguren.

De Vido, quien la semana pasada confirmó que asistiría al plenario, anticipó que no se quedará callado. En su cuenta de la red social Twitter enfatizó que “el martes [por hoy] no está en juego ninguna «herencia recibida» sino el escandaloso tarifazo del gobierno de Macri”. Dijo: “Con esas tarifas «atrasadas» construimos 12.000 megavatios, 2500 km de gasoductos y 5500 km de líneas de alta tensión. Con esas tarifas terminamos Atucha y Yacyretá”.

El kirchnerismo, embanderado en la postura más dura junto con la izquierda, insistirá en la sanción de una ley que anule la suba de tarifas. Pero en el bloque se escuchan voces más moderadas: el presidente del PJ, el diputado José Luis Gioja, presentó un proyecto que propone retrotraer los valores de los servicios de luz y gas a enero y abril pasados, respectivamente, y que desde ese punto de partida se ajusten según las variaciones del salario mínimo, vital y móvil, multiplicado por 1,5 (sumado un 50%), y establecer ese criterio para futuros aumentos.

El oficialismo, en la voz de Aranguren, buscará desdramatizar el impacto de las alzas tarifarias. “El 87% de los usuarios ya pagaron la boleta con menos del 500% de aumento. Y el 83% lo hicieron por menos de 500 pesos. El Estado se sigue haciendo cargo, a pesar de los ajustes, del 35% de la factura del gas y del 65% de la de la luz”, advierten.

En medio de la pulseada, el Frente Renovador y el Bloque Justicialista buscarán acorralar al ministro con preguntas “de índole técnica, más que política”. “Será una reunión interesante si allí se dicen verdades -advirtió la diputada Graciela Camaño (FR)-. Creo realmente que Aranguren es un hombre de empresa que trabaja para le empresa a la que perteneció [Shell].”

En la sesión del miércoles, Camaño acusó a Aranguren de diseñar un negocio millonario con el intercambio de gas natural con Chile, mediante el complejo Methanex, líder mundial en producción de metanol.

A raíz de una denuncia del FPV, Aranguren fue imputado en julio por el fiscal Carlos Stornelli. En la denuncia, el kirchnerismo acusó al ministro “de importar gas por el puerto de Chile en lugar de las vías que ya estaban en uso, por caso, el gasoducto con Bolivia”, decisión que, a su juicio, “puso en situación de privilegio a la empresa Shell, que es dueña de BG (British Gas), la mayor proveedora de gas del vecino país”.

Aranguren explicó que Bolivia ya no tiene disponibilidad de gas para exportar a la Argentina. Y que, con la importación del combustible desde Chile, el país se ahorra US$ 46 millones porque lo que se reemplaza es energía generada a partir de gasoil, que tiene un costo mayor.

Un duelo con munición gruesa

Las estrategias que se pondrán en juego hoy en el Congreso

La carta del oficialismo

El bloque de Cambiemos ansía que el ex ministro de Planificación del kirchnerismo, Julio De Vido, participe del plenario para acusarlo del déficit energético que vive el país. Aranguren, por su parte, buscará relativizar el impacto del ajuste. “El 87% de los usuarios ya pagó la boleta con menos del 500% de aumento. Y el 83% lo hizo por menos de $ 500”, anticipóLas armas de la oposición

En una posición más dura, el kirchnerismo insistirá en que se anulen las alzas en las tarifas. El Frente Renovador podría proponer que se dictamine una resolución en ese sentido. Los opositores le recriminarán al ministro la no convocatoria a audiencias públicas y la presunta incompatibilidad de su función con el cargo que ocupó como accionista de Shell

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments