CÒRDOBA.- En medio de la judicialización del aumento de tarifas de servicios públicos, el intento de reducir el consumo de energía e impulsar la utilización de energías renovables, el gobierno nacional prepara un plan para impulsar la venta de electrodomésticos de bajo consumo mediante créditos con tasa de interés subsidiada.

Ya se realizaron reuniones con las cámaras industriales del sector y ahora se analiza qué hacer con los equipos que las familias dejarían de usar al comprar el nuevo artefacto.

El Ministerio de Energía dispone de una partida presupuestaria para financiar programas de ahorro energético, y de allí saldría el dinero para subsidiar la tasa. El borrador del proyecto establece que entraría en los beneficios del plan toda la gama de artículos A + Plus (bajo consumo) y que el crédito sería de 24 cuotas.
Los primeros cálculos señalan que por cada 1000 millones de pesos de venta nominal el subsidio sería de 100 millones. “Energía necesita poner en marcha acciones concretas y mejorar la consideración de la gente después de los últimos hechos; este plan abre una posibilidad concreta”, dijo a LA NACION un funcionario que participa de las negociaciones.

En los preparativos participan la Secretaría de Industria (depende del Ministerio de Producción), el Ministerio de Energía y el Banco Nación, aunque no está definido si ésa será la entidad financiera que viabilice la operación. Además, busca que la Jefatura de Gabinete acepte poner en marcha una campaña de concientización para explicar el ahorro que implican los aparatos A + Plus. Según expertos, el consumo energético de estos electrodomésticos es un 30% más bajo en promedio que el de los convencionales, con picos del 50% en el caso de las heladeras.
Además de la compra de equipos, el Gobierno estudia incluir en el plan líneas de crédito especiales para desarrolladores inmobiliarios que usen principios bioclimáticos en las construcciones, como doble vidriado o ladrillos aislantes (como los ladrillos de polipropileno expandido).

En los últimos días hubo reuniones concretas con fabricantes y comercializadores de electrodomésticos, quienes recibieron “muy bien” la propuesta. Entienden que el plan podría reactivar las ventas del sector. Según los datos de julio de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas de electrodomésticos y artículos electrónicos cayeron un 18,1% en forma interanual, encabezando los rubros con más bajas.

“Hemos avanzado mucho en poco tiempo, por lo que en unas semanas estaríamos en condiciones de hacer el anuncio -continuó la fuente consultada por LA NACION-. Es una alternativa en la que todos ganan: los que venden y los consumidores, que podrán incorporar tecnología a pagar en dos años.”

Respecto de qué hacer con los equipos que se renueven, una alternativa es que se destinen a organizaciones del tercer sector o directamente a desguace, porque se busca que la energía que se ahorra por un lado no se consuma por otro.

Antecedente

En abril del año pasado, el gobierno kirchnerista reglamentó el programa Renovate, que permitía cambiar heladeras y lavarropas usados por nuevos, con un descuento del 25% y pago en cuotas.

En la reglamentación se resaltó que el objetivo era “fomentar la producción nacional y la comercialización de electrodomésticos que garanticen un consumo energético eficiente, estimular su demanda en el mercado y acelerar el proceso de recambio de aquellos bienes que generan un mayor consumo de energía”.

Luis Méndez, presidente de la Cámara de Electrodomésticos de Córdoba, señaló a LA NACION que ese programa “nunca llegó” a instrumentarse en el interior y que en la ciudad de Buenos Aires sólo lo pusieron en marcha por poco tiempo algunas cadenas, con las que el Gobierno negoció para que mantuvieran el plan Ahora 12. “Sólo sirvió para que los comercios impulsáramos algunas promociones propias, pero nunca despegó”, resumió Méndez.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments