En otro paso de la embestida para reabrir la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner, el fiscal Germán Moldes apeló la decisión de mantener archivado el caso, pidió declarar nula la sentencia que lo hizo y propuso acusar a la ex presidenta de “traición a la patria”.

Este dictamen de Moldes fue presentado el viernes, a las 13.15, ante la Cámara Federal. Con el escrito se completó un trío de recursos judiciales que tienen como objetivo común darle vida a la denuncia que Nisman presentó cuatro días antes de aparecer muerto.

En las últimas dos semanas, por un lado los familiares de víctimas de la AMIA Luis Czyzewski, en nombre de su hija Paola, y Mario Averbuch, en representación de su hija Yanina, lograron que el juez Claudio Bonadio los considerara querellantes en una denuncia contra el ex canciller Héctor Timerman por “traición a la patria”. Esa investigación se refiere a que Timerman dijo que sabía que Irán era responsable del ataque y aun así firmó con ese país el pacto que buscó crear una comisión de la verdad para la causa AMIA. Para el juez es parte del mismo hecho que denunció Nisman, por lo que pidió investigar la denuncia del fiscal muerto.

Por otro lado, la DAIA se presentó en el juzgado de Daniel Rafecas y pidió ser considerada querellante y desarchivar la denuncia de Nisman. Rafecas rechazó ambas peticiones, pero concedió la apelación.

En los argumentos de esa apelación Moldes manifiesta dos opiniones novedosas: que el fallo de la Sala I de la Cámara Federal, firmado por los jueces Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah es nulo y que el delito que se debe investigar es el de traición a la patria.

Sus razones: que no hay mayoría en el tribunal, sino que los tres votos de los magistrados “se expresan y construyen sobre argumentos diferentes y excluyentes entre sí”. “Uno de ellos señala que se deben investigar los términos de la denuncia; el otro sostiene que la denuncia es nula, mientras el tercero dice que, si bien el acuerdo suscripto entre la República Argentina y la República Islámica de Irán es inconstitucional, aquí no hay delito”, escribió Moldes. Entendió que no hay consenso y por lo tanto no hay una mayoría válida.

El segundo elemento que suma Moldes tras defender la necesidad de investigar antes de decidir que no hay delito es la calificación de los hechos que denunció: el fiscal muerto había entendido que podía configurar el delito de encubrimiento, pero para Moldes constituye el de traición a la patria.

Moldes aseguró que este delito se configuraría si se probara que “argentinos que ejercían cargos públicos relevantes y otros que no lo son, pero que tan sólo eran parte del desafinado coro de lacayos y cortesanos que suele acompañar los antojos y caprichos del poderoso, se habrían unido a los enemigos de la República para prestarles su ayuda”.

Moldes dijo que “podría estar la omisión de persecución de delincuentes, pues para Nisman el pacto con Irán conducía a un entorpecimiento a la persecución penal, tan enredada y falaz que, si no hubiera de por medio ochenta y cinco vidas segadas, causaría hasta un poco de gracia”.

La apelación de Moldes puede tener éxito: es que si la Cámara Federal rechaza sus argumentos, se le abre la instancia de la Casación.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments